enero 2017 - Ichimoku Fibonacci

Archive

Monthly Archives: enero 2017

¿Cómo definir tu perfil de trader?

Saber analizar un gráfico te puede dar mucha información, pero a veces no es suficiente. Te dice que sucedió con el precio de un papel, pero para conocer lo que va a suceder tenés que saber algo que no está en el gráfico. Hay información que no está ni en Google, ni en Twitter, ni en los foros, ni en el chat, está en otra parte. Esto es de las tareas más importantes de un trader.

Encontrar esa información no es fácil, pero una vez que la encontramos vas a poder decir que “dominás los mercados”. ¿Y dónde está esa parte? Mirá en el espejo, allí están las respuestas. Tenés que definir quién sos, o en otras palabras: tu perfil del trader. Si tenés claro este punto podés saltearte este artículo. No lo vas a necesitar.

¿Largo o corto plazo? ¿Cupcake o torta de tres pisos?

Estamos ante la pantalla de la computadora —o ante el teléfono— y nos preguntamos “¿Cuándo tenemos que iniciar el trade? Para saberlo tenemos que contestarnos algunas preguntas.

¿Sos un inversor de largo plazo? ¿Vas a conservar tu papel más de un mes? ¿Sos un inversor de cortísimo plazo?¿Vas a conservar tu trade durante 10 minutos? ¿O sos lo que se llama un swing trader y vas a ir acompañando el papel para identificar los cambios de tendencia y tratar de seguirlos? Estas preguntas definen una parte de tu perfil, la relacionada con lo temporal.

¿Preferís video? Mirá “Tu primera operación la bolsa en 3 pasos: Paso 1” en YouTube.

El tamaño de la posición

Otro aspecto del inversor es el que tiene que ver con la “torta”. Imaginen que el monto total de su cuenta es una torta. ¿Qué pedazo de esa torta le vamos a signar a nuestro trade? Podemos asignarle el 100% de la torta, podemos dividirla en 4 porciones de 25% cada una, 3 porciones de 33% de cada una. Dependerá si estamos armando un portfolio o estamos armando un trade para entrar y salir. Esto es lo que se llama size position.

Nuestra size position puede definir si nuestra cuenta está en rojo o verde. Diversificar nos permite tener un papel que arroje muchas pérdidas y tener otro que tenga ganancias y se terminen por equilibrar. Esto es consecuencia de haber repartido el riesgo. “Poner todos los huevos en una canasta”, no es un buen consejo para invertir en la bolsa.

Pero diversificar no quiere decir comprar acciones de diferentes empresas. Si compramos papeles de Banco Macro, Santander Río y Banco Hipotecario, no estaríamos diversificando sino concentrando el riesgo en el sector bancario. Por eso, la clave es diversificar los nichos de riesgo.

Leé más: ¿Cómo invierten los inversores?

La aversión al riesgo de un trader

El tercer factor que tenemos que considerar es la aversión al riesgo. Para determinar este punto nos tenemos que preguntar: ¿Qué tolerancia tengo para el dolor? Algunos pueden recibir una inyección sin chistar, otros vemos la jeringa y nos quedamos duros. De la misma manera, en un extremo están los codiciosos que no tienen límites y están dispuestos a todo y en el otro extremo los miedosos, el que entra en pánico cuando ve que su cuenta está “rosada” (no, roja, rosada).

Tenemos que ubicarnos en esta escala. ¿Vamos a tolerar si vemos la comitente un -8% o -10%? Todo dependerá de nosotros. Si tenemos 30 años y tenemos planeado retirar los frutos de la inversión dentro de 10 años, una baja no va a ser un problema.

Nuestra aversión al riesgo a la pérdida, y también a la ganancia, las expresamos mediante dos variables cuantificables: el stop gain y el stop loss. El posicionamiento de estas dos herramienta dependerá de nuestro perfil, de nuestra tolerancia a perder dinero. En definitiva, este aspecto determinará cuándo nos retiraremos del trade tanto si estamos ganando como si estamos perdiendo.

Bolsa para principiantes: Mirá el video “El Stop Loss” en YouTube

La clave es el autoconocimiento

En próximos artículos iremos más a fondo con cada uno de estos puntos. Mientras tanto, ya sabemos que la respuesta a la pregunta que planteamos al comienzo no pasa por el sector al que pertenece la empresa que estamos operando, o si la bolsa esta alcista o bajista, sino por el autoconocimiento.

Es necesario saber cómo operan las emociones en cada uno de nosotros y lo qué estamos dispuestos a realizar.

Para concoer más herramientas y aprender más, puedes revisar nuestros planes y convertirte en un gran trader

Invertir en la bolsa, cuatro errores para no cometer

Equivocarse una o dos veces es parte del proceso de aprendizaje. Equivocarse muchas veces es una señal de que no estamos aprendiendo. El trader que recién se inicia a comprar y vender acciones muchas veces suele incurrir en los mismos errores. Equivocarse al invertir en la bolsa tiene un ingrediente adicional: puede ser muy caro.

Acá repasamos algunos de esos errores más frecuentes y sobre los que hay que prestar mayor atención.

1. No tener un plan al invertir en la bolsa

Planea tu trade

Plan your trade, trade your plan

El método para invertir en la bolsa lo es todo. Iniciar un trade sin haberlo planificado es sacar todos los números para salir perdiendo. Tener una estrategia personal a la hora de abordar cada trade nos permitirá delinear una hoja de ruta para saber cuando ingresar, donde ubicar los stop loss y profit targets, y cuando cerrar un trade. El plan es la clave del éxito.

Autoimpoernos reglas no solo nos brinda un objetivo y un plan de acción claro. Además, nos permite separarnos de las emociones y no tomar decisiones impulsivas o apresuradas ante un movimiento del precio. Esto, en el largo plazo, redundará en resultados consistentes.

Planeá tu trade, ejecutá tu plan.

2. Permitir que las pérdidas se acumulen

Clave para invertir en bolsa

“Aprendé a asumir pérdidas, lo más importante es no dejar que las pérdidas se te vayan de las manos” — Marty Schwartz

No asumir las pérdidas en una posición perdedora y dejar que se acumulen puede ser una herida fatal para nuestra cuenta. Muchos al ver rojo en una operación entran en pánico y se paralizan. Es en este momento donde debemos dejar nuestro orgullo a un lado y cerrar la posición.

Aferrarse a una posición perdedora creyendo que se terminará revirtiendo es una conducta peligrosa que pone en peligro el capital. Por el contrario, asumir las pérdidas y comenzar a planificar un nuevo trade no solo es una actitud sana sino que además nos ahorrará severos dolores de cabeza.

Más: Mirá el video “Inicio de un trade en vivo” en YouTube

3. Dejar que las emociones intefieran en tu trade

Invertir en bolsa por Ichi

“El trading es 80% conducta y solo 20% conocimiento. Si podemos controlar a la persona que vemos en el espejo podremos hacer mucho dinero” — Steve Burns

Los seres humanos tenemos emociones y son imposibles evitarlas. Sin embargo, a la hora de invertir en la bolsa es fundamental dejar las emociones a un lado. La codicia, la ira, el miedo o el optimismo pueden atentar contra nuestro capital y provocarnos grandes pérdidas.

Las emociones pueden nublar nuestro sentido común al invertir en la bolsa. De esta manera, el miedo nos puede llevar a cerrar una posición de forma prematura. Si ubicamos un stop loss, por ejemplo, un 2% debajo del precio de entrada y terminamos cerrando la posición cuando el precio cae un 1% respecto de nuestro ingreso, podemos llegar a convertir un trade ganador en uno perdedor.

En el mismo sentido, la codicia también puede convertir un trade ganador en uno perdedor o, en el mejor de los casos, en uno que arroje menores ganancias. Si en nuestro afán de obtener más ganancias nos desvíamos de nuestra estrategia e ignoramos el profit targetpodríamos reducir nuestras ganancias por dejarnos llevar por las emociones.

Más: Mirá el video Cómo controlar tus emociones en YouTube

4. Tradear cuando no es necesario

Invertir en la bolsa, no es díficil

“Si la mayoría de los traders aprendieran a sentarse sobre sus manos el 50% de las veces, estarían haciendo mucho más dinero” —Bil Lipschutz

La ansiedad, la ambición por ganar más dinero, o la sensación de que nos estamos perdiendo oportunidades pueden llevarnos a operar más de lo necesario. Esto es una creencia errónea. Si seguimos esos impulsos terminaremos ejecutando trades que no hemos estudiado lo suficiente o en los que realmente no había ninguna razón para abrir una posición. 

Una buena regla para no incurrir en overtrading es fijar un límite máximo de operaciones en una rueda o reducir el horario en el que estamos activos en el mercado. Si continuamos operando una vez que alcanzamos nuestros objetivos diarios terminaremos por entregar el dinero que ganamos de nuevo al mercado.

Para saber más acerca de que errores no cometer mira nuestros planes.

Invertir en la bolsa ¿cómo no fracasar en el intento?

En muchos países invertir en la bolsa es sinónimo de oportunidad, excepto en Argentina. Los argentinos solemos ver el invertir en la bolsa como algo distante a nosotros.

En el mejor de los casos, la bolsa es considerada una timba, una especie de casino financiero que solo sirve para que los ricos se hagan más ricos y los pobres más pobres.

En el peor de los casos, ignoramos que la bolsa sea un vehículo de inversión disponible para todos los que cuentan con un pequeño (¡o gran!) capital ahorrado.

La bolsa es una inversión inteligente, solo si se opera de forma inteligente. También está repleta de mitos. “¿En qué podemos invertir?”, se pregunta un argentino. “En ladrillos”, es la respuesta casi unánime. Nadie dice “Quiero invertir en la bolsa”. No quiero ser peyorativo. Nuestro país ha transitado una historia económica turbulenta, repleta de altibajos, que ha moldeado y dejado su marca en nuestra cultura tradicionalista a la hora de invertir.

¿Preferís video? Clickeá acá para ver el Episodio 1 de Bolsa para Prinicpiantes en YouTube

En otros países la situación es diferente, muy diferente. En Estados Unidos, invertir en la bolsa es hago de todos los días. Una ama de casa invierte en la bolsa, un carpintero planifica su retiro invirtiendo en acciones, su jefe también, y el profesor de su hijo no se queda atrás.

En este artículo no pretendemos explicar qué es la bolsa, cómo comienzan las empresas a cotizar en bolsa o qué es una oferta pública de acciones. Vamos a ir directamente al grano. ¿Qué son las inversiones en activos financieros? ¿Qué implica invertir en la bolsa?

Para intrducirnos en el mundo de la bolsa requerimos de un agente o broker bursatil que será nuestra puerta de acceso. A través de ellos podremos intevenir en diferentes activos: renta fija, renta variable, CEDEAR, letras del banco central, cauciones, cheques de pago diferidos, y toda otra operatoria relacionada con el llamado de mercado de capitales secundario. Todos podemos ser parte de él.

En IchimokuFibonacci.com publicamos un informe con más información sobre este tema.

Paremos un segundo y repasemos algunos de los activos que acabamos de mencionar. Los instrumentos de renta fija son también llamados títulos públicos o bonos y representan deuda estatal. Los activos de renta variable, el tema que nos compete a nosotros, son las acciones de empresas que cotizan en bolsa. Estas empresas pueden ser privadas (Molinos), públicas o mixtas, es decir que cuentan con capital privado como estatal. Por último, los CEDEAR replican en pesos la evolución del precio de activos extranjeros como acciones de Apple, Citibank o la minera Vale de Brasil. Son empresas que no están presentes en el país pero que así y todo se pueden operar en el país.

Invertir en la bolsa es un casino

¿En que quedamos?¿La bolsa es una timba, como se suele decir, o no? Eso en parte depende de la persona que toma la decisión de tradear en los mercados de capitales. Probablemente, si vos decidís meterte en la bolsa sin haberte informado de cómo se comportan los precios o haber estudiado algunos coneptos básicos los resultados van a ser similares a los del casino: te vas a ir con las manos vacías.

Un trader no inteligente está condenado al desastre. Comprar cuando el precio está en su máximo, y vender en el mínimo, es la receta para el deastre. El precio está en constante en movimiento y los gráficos son una expresión gráfica del valor de una acción en un determinado momento.

La variación del precio nos dice mucho sobre el papel (acción) que estamos analizando. En un movimiento alcista, cuando el precio sube, habrá varaciones también hacia la baja, y de manera inversa en los movimientos bajistas. El precio nunca sube o baja de forma recta sino más bien en un zigzag. Cuando un precio deja de subir y comienza a bajar, o viceversa, estamos ante lo que llamamos cambio de tendencia.

No todo es un sube y baja. Los precios, a lo largo del tiempo, suelen mostrar una tendencia definida. Los llamamos canales y con ellos podemos identificar en que momento se encuentra el precio de una acción. Podemos estar ante un canal alcista (cuando el precio sube), uno bajista (cuando el precio baja), o uno lateral (cuando no hay una tendencia definida al alza o a la baja).

Canal bajista y canal alcista

Si no estudiamos el movimiento de precios o la empresa, podemos decir que la bolsa es un casino. Compré a $10, vendí a $5 y perdí el 50% de mi dinero. “Hice una apuesta y me fue mal”, dice el trader que no es inteligente y asocia a la bolsa con el casino. Nuestro objetivo es tener las herramientas para saber en qué momento comprar y vender y en vez de perder el 50%, ganarlo.

Nadie tiene la bola de cristal

Ni yo, ni nadie, tiene la bola de cristal. Quien te asegure ganancias aseguradas te está mintiendo, manténganse lejos de esos. Acá hablamos de probabilidades, vamos a intentar prevér nuestras inversiones y estar del lado de las probabilidades. O mejor dicho de que las probabilidades estén de nuestro lado.

Nadie puede garantizarte ganar dinero en la bolsa. Una famosa frase, que suele ser atribuída a Benjamin Franklin, dice que “los impuestos y la muerte son las dos únicas cosas completamente ciertas en la vida”. De la primera no estoy seguro, pero la realidad es que vivir se trata de tomar riesgos. No hay garantía de que si compramos dentro de una tendencia alcista vamos a ganar dinero, pero aumentarán nuestras probabilidades, y mucho.

Suele decirse que en la bolsa hacen falta las tres P: plata, pelotas y paciencia. Y estudiar. Si seguimos este sencillo consejo puede ser obténgamos un nuevo amigo: el dinero inteligente.