Artículos archivos - Ichimoku Fibonacci

Archive

Category Archives for "Artículos"

¿Cuál es la diferencia entre el trading y la inversión?

Muchas veces la idea de «invertir» y «hacer trading» en la bolsa genera confusión. Las dos actividades ocurren en el mercado bursátil, pero podemos considerarlas dos disciplinas diferentes. Así como el waterpolo y la natación ocurren en una piscina, pero son dos deportes diferentes.

A primera vista, la diferencia más notable entre invertir y el trading es el horzionte temporal. Mientras que los traders pueden mantener una posición desde algunos minutos hasta algunas semanas o meses. Los inversores, en cambio, adoptan una estrategia de buy and hold y pueden pasar años hasta que vendan sus tenencia.s

De ahí que Warren Buffet, el inversor por antonomasia, dijo alguna vez: «Nunca intento ganar dinero en la bolsa. Compro con la presunción de que podrían cerrar el mercado al día siguiente y no abrir por los próximos cinco años».

El trader

Un trader se concentra en el precio de la acción, no importa si la empresa es de semiconductores o produce ruedas para carretas. Su objetivo es descubrir cuál será la dirección del próximo movimiento del precio, y abrir una posición en ese sentido.

En su enfoque predomina el análisis técnico. Es decir, estudia los gráficos y patrones históricos del precio para tomar una decisión de compra, con el objetivo de vender a un precio más alto (o más bajo, si opera en corto) en apenas minutos, o como máximo algunos meses.

El trader busca rentabilidades más altas que los inversores de largo plazo, y su objetivo es ganar más dinero de lo que hubiese ganado en caso de invertir con un horizonte temporal más amplio. Mientras que un trader puede apuntar a obtener entre un 5% o 10% de ganancia mensual, a un inversor un retorno anual del 10% o 20% lo deja más que contento.

Por supuesto, una mayor rentabilidad también significa un mayor costo de tiempo, de dinero y psicológico.

Un trader tiene que dedicarle a su actividad al menos algunas horas por semana, en el caso de operar en plazos más largos, o varias horas por días, como hacen los daytraders, quienes operan de forma intradiaria y al final del día toda sus posición es en efectivo.

En el aspecto económico, los costos son las comisiones. Mientras que un inversor puede hacer un puñado de operaciones por año, el trader hace varias por mes, semanas, e incluso días. Por cada una de estas operaciones le paga una comisión al broker. Dependiendo el mercado y el broker, estos costos cambian. Sin embargo, en todos los casos es recomendable tenerlos vigilados, porque se acumulan rápidamente

Dentro del trading también vamos a encontrar distintos tipos de traders:

Scalpers son los traders que hacen scalping. Compran algún activo por un período de tiempo determinado entre algunos segundo hasta algunos minutos, como mucho. Su objetivo es intentar ganar una pequeña diferencia, en diversos trades, en los momentos de mayor actividad del día: por la mañana cuando abre el mercado, y cerca de la última hora.

Los day traders suelen cerrar todos sus trades antes de que finalice el día, y no mantienen abiertas posiciones nocturas o overnight.

Los swing traders, como nosotros en Ichimoku Fibonacci, mantenemos las posiciones durante entre un día y algunas semanas. El objetivo es acompañar los movimientos del precio y recortar al máximo las pérdidas. El swing trader aspira a comprar en el final de una contratendencia bajista, para luego ganar dinero cuando el precio retoma la senda alcista (o viceversa)

Por último tenemos a los position traders o traders de posición. Estos traders son los que mas se asemejan a los inversores, porque si bien su mindset es similar al de un trader, y suele combinar el análisis técnico con el análisis fundamental, sus posiciones pueden mantenerlas de meses a hasta más de una año.

Un inversor puede mantener abierta su posición durante varios años (6 en el ejemplo, en marrón), mientras que un swing trader aprovecha los swings de la tendencia y mantiene sus posiciones abiertas en un corto plazo.

El inversor

A diferencia de los traders, los inversores se concentran en el desempeño de una empresa. Estudian sus balances, el contexto del mercado, el track record de quienes administran las empresas, y su horizonte temporal de la inversión puede ser de varios años. Es decir, se basan en el análisis fundamental.

A un inversor no le afectan los cambios del precio que ocurren en el transcurso de días o semanas, si no que se enfocan en el largo plazo. Según su razonamiento, una empresa sana, que genera ganancias y tiene un buen producto es una empresa fértil para su inversión, y esperan realizar sus ganancias en un lapso de años.

El perfil de inversor adopta una conducta pasiva frente a sus posiciones. Y salvo que note un cambio en los aspectos fundamentales de la empresa, no las toca.

El análisis de un inversor se enfoca en determinar si el precio de la acción esta subvaluada o sobrevaluada respecto de la performance de la empresa.

A diferencia del trader, que es un especulador nato (especula que el precio se mueva en una dirección determinad), el inversor es un creyente en el valor a largo plazo de una compañía. Mientras que una baja en el precio es un momento en el que el trader puede decidir recortar sus pérdidas, un inversor la podría aprovechar para aumentar su posición.

¿Trading o Inversión?

Decidir si uno será un trade inversor depende de distintos factores. Desde el tiempo que podés asignarle a administrar tu cartera, el capital con el que contás (cuanto menor capital, más incentivos hay para hacer trading) y tu personalidad (¿podés soportar ver una pérdida del 20, 30 o 40% en algunade tus posiciones sin vender?).

Pero por supuesto, ambas no son excluyentes. Uno puede asignar una porción de su capital a un manejo más activo de su cartera y con expectativas de mayor rentabilidad, mientras la parte la utiliza para hacer inversiones en el largo plazo en empresas con fundamentals sólidos.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Qué es el síndrome FOMO y cómo superarlo

Situación 1. Faltan apenas unos días para la navidad de 2017. El precio del bitcoin había subido más de un 400% y cotizaba en máximos históricos. Ese diciembre fui testigo de la fiebre por comprar bitcoins para no quedarse afuera. Amigos, conocidos, amigos de amigos, conocidos de amigos, y hasta mi abuela querían comprar bitcoin.

Situación 2. Son los últimos días de enero de 2019. Después de un año volátil y mayormente negativo, habías decidido dejar a un lado las inversiones en Argentina. Pero, el índice Merval acumula un 40% de ganancia en pesos en los últimos 35 días. «Este año puedo recuperar lo que perdí el año pasado», pensás. «Esta vez no me voy a quedar afuera».

Situación 3. Un amigo compró acciones de Nio (una automotriz china que fábrica autos eléctricos) el 3 de enero. Un mes después cierra su posición con más de un 35% de ganancia. Sin embargo, los días subsiguientes el precio sigue subiendo, y de forma casi vertical. Durante el mes siguiente sube otro 30%. «No quiero seguir dejando dinero sobre la mesa, voy a volver a abrir otra posición», dijo. Veinte días más tarde el precio ya estaba un 53% debajo del precio de entrada.

Estas tres situaciones están atravesadas por una misma conducta: FOMO. FOMO es el acrónimo de Fear of Missing Out, o en español «el miedo a quedarse afuera». Esta sensación dispara sentimientos de angustia y ansiedad.

Mirá también: Comprá en rojo, vendé en verde

Angustia porque te estás perdiendo de ganar dinero, mientras los demás lo están haciendo. Y ansiedad porque el miedo y la angustia te llevan a tomar decisiones inemdiatas, motivadas por las emociones.

En otras palabras, un cocktail explosivo que puede llevar a cualquier trader a una debacle catastrófica para su cuenta.

Los síntomas

¿Miedo a quedarse afuera?

El síndrome FOMO se expresa en varios síntomas. Algunos de ellos son:

  • Abrir una posición cuando el activo está en o cerca de máximos: no quiero seguir perdiendome las ganancias.
  • Abrir trades por aburrimiento sin setups claros: no quiero perder un día sin operar
  • Iniciar un trade en un activo después de haber cerrado la posición con ganancia porque el precio siguió subiendo: no quiero perderme de ganar dinero
  • No cerrar trades con pérdidas y dejar que se acumulen: no quiero quedarme afuera del rebote
  • Abrir un trade de forma prematura sin esperar una confirmación o que se complete una vela
  • Cerrar trades prematuramente para asegurar ganancias: no quiero perderme

Varias de estas conductas están impulsadas por el llamado sesgo de actualidad, la idea de que los precios van a seguir subiendo porque venían subiendo durante el último tiempo. Una falacia: un valor alcista no garantiza que el precio continúe subiendo en el futuro. Incluso, puede ocurrir todo lo contrario, si no miren que ocurrió con el bitcoin.

Leé también: Tres sesgos cognitivos contra los que los traders tenemos que luchar

Reconocer estos síntomas te va a permitir identificar un trade motivado por el FOMO antes de realizarlo, y así evitar una decisión que las probabilidades dicen que tendrá un resultado adverso para tu cuenta. Nunca está de más recordar que ganar dinero haciendo trading es el resultado de un proceso razonado, y no de una corazonada o un presentimiento.

La solución

La paciencia: unod de los antídotos al FOMO Trading
La paciencia: uno de los antídotos al FOMO Trading

Por suerte en el trading cada trade nuevo nos da revancha, y la posibilidad de poder revisar nuestras decisiones para no cometer los mismos errores. El FOMO trading tiene sus antítodotos:

  • Conocé tu rol en el mercado. Sos un trader. No sos ni un adivino ni un vidente que pueda saber los precios futuros del mercado. Tu tarea es encontrar setups que te permitan abrir una posición con una relación riesgo/beneficio. Una vez que armás tu plan de trading, el resto de los factores están fuera de tu control.
  • Un trade es eso, solo un trade. Si administrás bien tu riesgo un trade que genere pérdidas no debería afectar tu cuenta. Los ganadores no se ven en trades individuales si no en el rendimiento del trading a lo largo del tiempo
  • La tercera P. Para invertir en la bolsa se requiere de «plata, pelotas y paciencia». Para evitar caer en el FOMO trading la paciencia es clave. Por ejemplo, esperar a que se complete una vela para hacer la entrada es una forma de aplicar la paciencia.
  • Tener uno o varios sistemas de trading. Cuando uno tiene una o algunas estrategias determinadas para abrir una posición hay menos probabilidades de iniciar un trade de forma impulsiva.
  • Tener un plan de trading. Algo fundamental y sobre lo que insistimos cada vez que podemos. Tener un plan de trading no solo te permite tener claro cuál será el curso de acción de un trade. También te obliga a revisar los criterios para iniciar un trade y así dejar de lado cualquier decisión impulsiva
  • No operar también es una decisión. Mantener una posición en efectivo y mirar al mercado desde afuera también es una decisión. Podés estar todo el día mirando y tu cuenta se mantiene igual. Mañana será otro día para buscar oportunidades. Cambiá el FOMO por el JOMO, el Joy of Missing Out o el placer de quedarse afuera.

En definitva el miedo a quedarse afuera es solo es un miedo y como todos los medios pueden superarse.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope

5 razones por las que tu estrategia de trading no funciona

Tener una estrategia de trading es la primera de las claves para tener éxito en el trading. Sin embargo, tener un estrategia no es infalible. ¿Te planteaste alguna vez porque una estrategia de trading bien estudiada y analizado termina fracasando?

Tener una estrategia de trading es la primera de las claves para tener éxito en el trading. Sin embargo, tener un estrategia no es infalible. ¿Te planteaste alguna vez porque una estrategia de trading bien estudiado y analizado termina fracasando?

Bueno, eso es por que armar tu estrategia es solo el primer paso.

Por solo armar un plan de trading no vas a empezar a ganar dinero. En este artículo listamos algunas acciones adicionales que tenés que tener en cuenta para que tu estrategia de trading funciones.

Y a veces, también tenés que saber cuándo llega el momento de apretar reset y empezar desde cero.

Estas cinco razones te van a permitir entender porque a veces un plan de trading falla, cómo saber si estás usando la estrategia correcta y como podés hacer tu estrategia mucho más efectivo.

1. No fue probado adecuadamente

Esto es bastante común.

Comprás un curso y aprendés un método de trading.

«¡Genial! Esta estrategia tiene sentido». Escribís las reglas e inmediatamente empezás a operar en tu cuenta con dinero real.

No tan genial.

Después de hacer trading durante un mes perdés el 10% de tu cuenta y dejás tu estrategia de trading.

Lee también: Por qué operar con un simulador de bolsa no es una buena idea

Esto podrías haberlo evitado testeando tu plan antes de lanzarte al mercado.

Testear tu plan te permite tres cosas:

  1. Te muestra si podés esperar resultados positivos de la estrategia o no.
  2. Te da confianza para ejecutar tu plan.
  3. Te muestra aproximadamente que resultados podés esperar.

Escribir tu trading plan es esencial. Pero una vez que tenés un plan, asegurate de testearlo antes de invertir con dinero real.

2. No se ajusta a tu personalidad o estilo de vida

Digamos que tu talla de remera es XL. ¿Te pondrías una remera XS?

Por supuesto que no.

Bueno, al menos no en público. Lo que haces en la privacidad de tu hogar es un tema tuyo.

El punto es que una estrategia que no se ajusta a tus necesidades no va a funcionar, al igual que una remera.

Y, sin embargo, muchos traders insisten en operar con estrategias que no se ajustan a su personalidad y/o estilo de vida. Hay básicamente tres elemento de tu personalidad de trading: el time frame o marco temporal, el tipo de estrategia y la tolerancia al riesgo.

Si no te tomás el tiempo de entender cómo se ajustan estos factores a tu estilo de trading podrías estar perdiendo dinero con un sistema de trading que realmente funciona. O incluso peor, podrías estar haciendo trading con un sistema con el que no tenes posibilidades de tener éxito.

3. La estrategia está incompleta

¿Tiene agujeros tu plan de trading? Si hay situaciones para las que no estás preparado, entonces porbablemente no vas a llegar a buen puerto si surge alguna de estas situaciones.

Lee también: Cómo armar un plan de trading para invertir en la bolsa

Podés manejar estas situaciones de la forma correcta… o de la incorrecta

No lo dejes librado al azar.

Algunos escenarios a considerar son:

  • ¿Cuántas pérdidas consecutivas te permitís tener antes de frenar, tomarse una pausa y evaluar la situación?
  • ¿Hay alguna situación en la que tengas que romper alguna de tus reglas?
  • En que fechas no deberías operar (durante noticias, feriados, algunos días de la semana, etc.)?
  • ¿Cuánta correlacion estás dispuesto a tener en tus trades?

No siempre es posible anticiparse a cada escenario. Pero deberías hacer lo posible y no perder de vista situaciones inesperadas que podrías enfrentar.

Siguiendo con el tema…

4. No evoluciona

Los planes de trading se supone que son un conjunto de reglas que tenés que seguir de forma estricta para ganar dinero en un período a lo largo del tiempo.

A primera vista, pareciera que estas reglas deberían estar talladas en piedra y en exhibición en el Louvre. En otra palabras, una vez que están escritas, no deberían ser modificadas.

Pero en la realidad, tu plan debe tener cierta flexibilidad.

Algunos planes funcionan bien en el primer intento. Otros necesitan evolucionar.

Como un vino, tu plan de trading puede ser bastante bueno al principio, pero solo alcanzará su verdadero potencial con el paso del tiempo.

Hay varios motivos por los cuales llegó el momento de que tu plan de trading evolucione:

  • Se lo puede optimizar. Por ejemplo, mejorar los puntos de entrada o stops para no quedar afuera de los trades prematuramente.
  • Cambia tu estilo de vida. Por ejemplo, tenés hijos, te jubilas, cambio de trabajo, etc.).
  • Querés simplificar el proceso.
  • Cambian las condiciones del mercado y por lo tanto necesitás modificar tu estrategia.

Cuando sos muy rígido con tu estrategia de trading, te encerrás en un paradigma que podría no funcionar en el futuro.

Si, necesitás tener escrito un plan de trading que funcione. Pero también debería ser flexible.

Solo asegurate de que los cambios mejoran en efecto los resultados antes de agregarlos a tu estrategia.

5.  No lo convertís en un hábito

Estudios muestran que hasta un 45% de nuestras conductas diarias están controladas por los hábitos.

Reflexoná sobre eso un momento…

Casi la mitad de las cosas que hacés durante el día son el resultado rutinas pre-programadas que han sido fijadas en el pasado… y no siempre por vos. Algunos de estos hábitos fueron creados conscientemente, pero la mayoría de ellos no.

Muchos son el resultado de lo que elegimos como niños o jóvenes y están tan arragaidos en nosotros que no los registramos.

Pero allá están, y son potenciales obstáculos para tu éxito.

Los hábitos pueden afectar tu trading de dos maneras:

  1. Los malos hábitos actuales pueden impedirte que hagas lo que tiene que hacerse.
  2. No formar buenos hábitos no te ayudará a maximizar tu estrategia de trading.

Por Hugh Kimura

Este artículo fue publicado originalmente en Trading Heroes.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope

Tres formas en las que las medias móviles mejorarán tu trading

Las medias móviles son uno de los indicadores más populares y no sin razones. Además de poder ser utilizados de diferentes formas, y en consecuencia aplicable a distintos estilos de trading, las medias móviles son indicadores que no dependen del ojo del analista técnico, si no que son dibujadas automáticamente por una computadora, y todos vemos las mismas líneas.

Las medias móviles dibujan una línea sobre el gráfico a partir del cálculo del promedio de una serie determinada de precios. Podría ser el precio de las últimas 8 velas, el precio de las últimas 100 velas, o el precio de lás ultimas 200 velas.

Mirá también: Bolsa para Princpiantes: Medias móviles

Dependiendo del marco temporal qué estés utilizando esas velas representaran minutos, horas, días, etc. Y también dependiendo de la cantidad de períodos seleccionada la media móvil representará la tendencia de menor o mayor plazo. Las más utilizadas son las de 20, 50, 100 y 200 períodos.

Por ejemplo, una media móvil de 20 períodos reaccionará más rápido ante los cambios de precios que una de 100 períodos. La de 20 nos dará referencias del precio y la tendencia en el corto plazo, mientras que la de 100 será para una mirada de más largo plazo

Las medias móviles pueden ser configuradas de distintas maneras y aplicadas de forma diferente según cada estrategia. En este artículo van a ver que hablamos de medias móviles (MMs) y medias móviles exponenciales (EMA), las EMAs son otro tipo de medias móviles que le da más importancia a los últimos precios que a los más viejos.

Esto es apenas la punta del iceberg. A continuación te mostramos tres formas sencillas de aplicar el estudio de móviles para mejorar tu análisis técnico.

1. Determinar la tendencia

La aplicación más sencilla de las medias móviles es utilizar para determinar la dirección de la tendencia. Nos da esta información de forma clara y visual al suavizar las curvas del precio y así eliminan el ruido que puede generar las velas a la hora de observar el gráfico.

Mirá también: Bolsa para Princpiantes: Soportes y resistencias

El asunto no es muy complejo. Con solo observar la media móvil vamos a poder saber si estamos ante una tendencia alcista, bajista o lateral. También la dirección hacia donde apunta la media móvil nos va a indicar, en forma retrasada, cuando las tendencia comienza a modificarse. Esto lo vamos a ver cuando cambia la curvatura de la línea y comienza a mirar hacia arriba o hacia abajo.

Dibujadas en el gráfico las medias móviles de 20 y 100 períodos. La de 20 se màs rápido mejor la tendencia de corto plazo.

2. Soportes y resistencias

Las medias móviles también podemos utilizarlas para determinar niveles de soporte y resistencia. En especial cuando el precio está moviendose en una tendencia determinada. Ante una tendencia lateral, este método de identificar soportes y resistencia nos dará muchas señales falsas.

Mirá también: Bolsa para Princpiantes: Soportes y resistencias

En el gráfico de más arriba se puede ver como la MM200 (en color blanco) hizo de soporte a fines de 2017 y en abril de 2018 del activo en análisis.

Una posible estrategia utilizando a las medias móviles como soporte y resistencia es comprar cuando el precio cruza hacia arriba la línea de la MM o abrir una operación en corto cuando el precio cruza a la MM hacia abajo.

Veamos el siguiente ejemplo:


Trade utilizando la EMA20 como nivel de soporte y resistencia.

El precio venía operando de forma lateral a fines de 2019. Una vela roja de amplio cuerpo, y un notable aumento del volumen empujó al precio por debajo de la EMA20. Los días subsiguientes el precio hizo un pullback y testeó de nuevo la EMA20 con un volumen inferior y sin poder cruzarla de nuevo hacia arriba.

Esta pauta nos hace abrir una operación de venta que la cerramos una vez que el precio cruza la EMA20 hacia arriba.

3. Tensión entre precio y EMA20

El precio y la media móvil exponencial de 20 períodos tienen una relación especial. Bastante histérica por cierto, pero la realidad indica que el precio cuando se aleja de la EMA20 tiende a volver a buscarlo.

Ya sea de abajo hacia arriba, o viceversa, cuando el precio y la EMA20 toman distancia podemos hablar de una «tensión» entre ambas. Esta tensión la vamos a ver distenderse de tres maneras. La primera, con un aguijonazo, una vela que deje una mecha inferior o superior que fue a testear la zona de la EMA20. En segundo lugar, una consolidación del precio que comience a oscilar de forma lateral permitiendo que la EMA20 se acerque. La tercera opción es una baja/suba que se prolongue durante algunos días hasta que el precio retorne a la zona de la EMA20.

Veamos un ejemplo:

La acción de Microsfot y la EMA 20 como imán del precio cuando hay una tendencia definida.

No hay una regla fija para determinar la tensión entre la MM y el precio. Ese número dependerá de la volatilidad de cada activo. Algunos pueden escaparse un 10% o 15% por encima o por debajo de la EMA20, mientras que otros activos cuando alcanzan el 5% comienzan a retroceder hacia la zona de referencia.

En conjunto con otras herramientas, como las proyecciones de Fibonacci, e indicadores como el RSI, poder detectar cuando existe una tensión entre la media móvil y el precio nos aportará más información para poder determinar si estamos en el agotamiento del movimiento principal, y el inicio de un movimiento contratendencial.

¿Querés prfundizar sobre medias móviles?Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

El proceso es más importante que el resultado

Cuando inicié en esto del trading arranqué con el pie derecho. Cinco o seis trades al hilo me habían dejado una ganancia más que interesante.

«¿Será la suerte de principiante?», fue lo primero que pensé. Tres días más tarde cerré otros dos trades ganadores. «Nací para esto», dije mientras me subía al caballo que ya estaba parado sobre el pedestal.

Seis meses más tarde me choqué de lleno con la realidad. Las ganancias se esfumaron, y mi cuenta estaba en peligro de quedar en cero. ¿Que pasó? ¿Acaso no era el Gardel del trading? Eso era lo que yo creía.

Después de la mala experiencia. La frustración, la ira y la decepción se apoderaron de mi. ¿Cómo es posible que si al final del día, y durante varios días, veía mi cuenta en verde, de repente haya perdido todo?

Unos meses más tarde, charlando con Ichi, encontré la respuesta a por qué mi primera experiencia en el trading no fue tan buena como pensaba.

Mi enfoque estaba mal ubicado. Mi obsesión era ver la cuenta en verde al final del día, mientras que solo pensaba en qué lugar me iba a ir de vacaciones con las ganancias, o que auto iba a comprarme después de mi primer año de trader.

La vara del éxito

Una de las lecciones que aprendí tras esos primeros seis meses frenéticos fue que mi vara del éxito estaba mal calibrada. Consideraba que el éxito era un trade ganador, mientras que el fracaso era un trade perdedor. Si ganaba dinero estaba haciendo las cosas bien, si lo perdía estaba haciendo las cosas mal.

Pero estaba equivocado. En ese momento era como un corredor de Formula 1 que sabía que quería ganar la carrera. Sabía cuántas vueltas había que dar al circuito, sabía dónde estaba la línea de meta, pero no conocía las curvas del recorrido, las relaciones de los cambios del auto, ni cuál era la estrategia para recargar combustible.

Lee también: ¿Vas a hacerte rico invirtiendo en la bolsa?

Fue ahí cuando me di cuenta que mi enfoque no debía estar en el casillero de pérdidas y ganancias. Ganar dinero era el objetivo último, la línea de llegada. En lo que debía enfocarme era en el proceso.

Sin un proceso definido, estudiado y probado iba a poder ganar alguna carrera, como lo hice en mis primeros trades, pero al final de la temporada al podio lo iba a mirar desde afuera.

El secreto de un buen trader

Los buenos traders, los traders profesionales que aspiran a vivir de esta actividad, no se enfocan en los resultados sino en el proceso. Un buen trade es aquel en el que se siguió a rajatabla el proceso. Esa es la manera en la que llegan los resultados consistentes.

Mientras que el trader novato busca la perfección en el resultado, el buen trader busca la perfección en el proceso.

En Winning Decisions, J. Edward Russo and Paul J. H. Schoemaker, plantean que la mejor probabilidad para un buen resultado es un buen proceso de decisión.

Por supuesto, el buen trader va a tener operaciones perdedoras. Quien afirme que tiene un 100% de efectividad en el mercado es, con palabras simples, un mentiroso. Pero el buen trader sabe que su proceso es efectivo, y de 100 trades que abra va a ganar en 60 y perder en 40, no sabe cuáles son esos 60 en los que va a ganar.

Lee también: ¿Cómo armar un plan de trading?

El trader inexperto, por el otro lado, busca desesperadamente obtener ganancias en todos los trades, modificando su plan de trading, ignorando el tamaño adecuado de la posición y dejando que las emociones se apropien de él, el buen trader sabe que el campeonato son 21 carreras y que lo importante es estar primero en la tabla cuando termina la carrera 21.

Igual que en la Formula 1, la clave para ser un buen trader es la disciplina.

Que la suerte no te engañe

Si cuando lográs cerrar un trade ganador la euforia se apodera de vos y lo celebrás como si ganaste un partido, entonces estás haciendo las cosas mal. Te estás enfocando en el resultado.

Para el buen trader, ganar es una consecuencia de un proceso en el que identificó un evento de alta probabilidad y ese evento terminó ocurriendo. El trading no es una cuestión de suerte, es una cuestión de probabilidad.

Un trader inexperto puede ganar mucho dinero en pocos trades por haber arriesgado demasiado capital, o porque estaba en un mercado alcista. Pero las mismas circunstancias que lo llevaron a ganar —al igual que me pasó durante mis primeros meses— es muy probalbe que lo lleven a perder todo lo que ganó y más.

Del otro lado, el buen trader, sabe que un trade perdedor es parte del juego y que si siguió su proceso está en camino al primer escalón del podio.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Tres sesgos cognitivos contra los que los traders tenemos que luchar

Nuestro cerebro, el más poderoso del sistema solar, a veces nos juega malas pasadas. Somos víctimas de sesgos cognitivos que alteran nuestro proceso de toma de decisiones. Nos hacen malinterpretar señales y nos llevan a conclusiones incorrectas.

Para los traders, al igual de lo que le pasa al resto de los humanos (porque aunque algunos no lo crean, también somos humanos), los sesgos cognitivos son un obstáculo que interfieren con nuestras decisiones. Eliminarlos es imposible, es parte de la naturaleza humana. Pero conocerlos y tener el poder de identificarlos serán de gran ayuda para combatrilos, aunque no podamos vencerlos.

#1: Sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación afecta a los traders
Los humanos tenemos la tendencia a filtrar información que confirme que estamos en lo correcto.

A nadie le gusta estar equivocado, y nuestro cerebro lo sabe. Por eso el sesgo de confirmación nos hace filtrar o descartar la información que contradice nuestra tesis inicial. Nos planteamos nuestra visión, y salimos a buscar indicios que confirmen esa visión.

Supongamos que tenemos una operación con pérdidas, pero creemos que es inminente que el precio suba. Nuestro cerebro va a empezar a buscar señales que confirmen nuestra idea, e ignorar aquellas que la cuestionen.

Una forma de minimizar el efecto de este sesgo es buscar señales que cuestionen nuestra idea. Cuando tenemos a mano los argumentos que nos contradicen vamos tener más herramientas para confirmar o descartar nuestra idea.

#2: El efecto bandwagon o arrastre

El efecto arrastre nos lleva a donde va la mayoría
«Si todos están pensando lo mismo, entonces nadie está pensando»

Este es el famoso «efecto manada» o «subirse al tren». Este sesgo consiste en tomar una decisión porque vemos que todos hacen o dicen eso, aunque nosotros no hayamos encontrado evidencia que sustente esa postura.

Ichi, co-fundador de Ichimoku Fibonacci, insistía en sus videos y en Twitter con el «No me sigas» por este motivo. No estaba hablando solo de él sino de todas las opiniones y análisis que puedas encontrarte en la web. El «No me sigas» es un llamado a dejar de mirar lo que hacen los demás y concentrarse en los análisis propios.

Esto no quiere decir que siempre tengas que ir contra la corriente. La mayoría puede también acertar. Pero lo importante es siempre guiarse por los los análisis y el razonamiento propio. Tu proceso de decisión puede llegar a las mismas conclusiones que la mayoría, pero también tenés que permitirte adoptar una postura disidente.

Como decía el periodista Walter Lippmann: «Si todos piensan lo mismo, entonces nadie está pensando».

#3: Aversión a las pérdidas

Respetá tu plan para evitar este sesgo cognitivo
Sufrimos más las pérdidas que disfrutamos las ganancias

¿Quién disfruta perdiendo dinero? Tenemos una tendencia a preferir evitar las pérdidas antes que obtener ganancias. Perder $500 nos «duele» más que la satisfacción de haber ganado $500.

Este sesgo impacta en nuestro trading de una manera muy clara. Dejamos las pérdidas correr, porque no estamos dispuestos a aceptarlas, y cerramos prematuramente los trades ganadores, por miedo a que se conviertan en perdedores. Todo lo opuesto a lo que hay que hacer.

La primer forma de combatir este sesgo es respetar el plan de trading. Si el precio llega al nivel de stop, se vende. No se mueve el stop porque creemos que el rebote ocurrirá un 5% debajo del precio que habíamos establecido. Por supuesto que si los trades perdedores se acumulan será hora de revisar la estrategia e implementar cambios, pero en nuestro próximo trade.

Otro punto importante es no permitir que trades ganadores se conviertan en perdedores. Si nuestra idea se está ejecutando en el sentido correcto, entonces podemos ajustar el stop para proteger ganancias, pero de un modo que una pequeña corrección en el precio no nos haga salir de un trade que positivo.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

1 2 3 4