Ichimoku Fibonacci, autor en Ichimoku Fibonacci
Ichimoku Fibonacci

Author Archives: Ichimoku Fibonacci

Tres formas en las que las medias móviles mejorarán tu trading

Las medias móviles son uno de los indicadores más populares y no sin razones. Además de poder ser utilizados de diferentes formas, y en consecuencia aplicable a distintos estilos de trading, las medias móviles son indicadores que no dependen del ojo del analista técnico, si no que son dibujadas automáticamente por una computadora, y todos vemos las mismas líneas.

Las medias móviles dibujan una línea sobre el gráfico a partir del cálculo del promedio de una serie determinada de precios. Podría ser el precio de las últimas 8 velas, el precio de las últimas 100 velas, o el precio de lás ultimas 200 velas.

Mirá también: Bolsa para Princpiantes: Medias móviles

Dependiendo del marco temporal qué estés utilizando esas velas representaran minutos, horas, días, etc. Y también dependiendo de la cantidad de períodos seleccionada la media móvil representará la tendencia de menor o mayor plazo. Las más utilizadas son las de 20, 50, 100 y 200 períodos.

Por ejemplo, una media móvil de 20 períodos reaccionará más rápido ante los cambios de precios que una de 100 períodos. La de 20 nos dará referencias del precio y la tendencia en el corto plazo, mientras que la de 100 será para una mirada de más largo plazo

Las medias móviles pueden ser configuradas de distintas maneras y aplicadas de forma diferente según cada estrategia. En este artículo van a ver que hablamos de medias móviles (MMs) y medias móviles exponenciales (EMA), las EMAs son otro tipo de medias móviles que le da más importancia a los últimos precios que a los más viejos.

Esto es apenas la punta del iceberg. A continuación te mostramos tres formas sencillas de aplicar el estudio de móviles para mejorar tu análisis técnico.

1. Determinar la tendencia

La aplicación más sencilla de las medias móviles es utilizar para determinar la dirección de la tendencia. Nos da esta información de forma clara y visual al suavizar las curvas del precio y así eliminan el ruido que puede generar las velas a la hora de observar el gráfico.

Mirá también: Bolsa para Princpiantes: Soportes y resistencias

El asunto no es muy complejo. Con solo observar la media móvil vamos a poder saber si estamos ante una tendencia alcista, bajista o lateral. También la dirección hacia donde apunta la media móvil nos va a indicar, en forma retrasada, cuando las tendencia comienza a modificarse. Esto lo vamos a ver cuando cambia la curvatura de la línea y comienza a mirar hacia arriba o hacia abajo.

Dibujadas en el gráfico las medias móviles de 20 y 100 períodos. La de 20 se màs rápido mejor la tendencia de corto plazo.

2. Soportes y resistencias

Las medias móviles también podemos utilizarlas para determinar niveles de soporte y resistencia. En especial cuando el precio está moviendose en una tendencia determinada. Ante una tendencia lateral, este método de identificar soportes y resistencia nos dará muchas señales falsas.

Mirá también: Bolsa para Princpiantes: Soportes y resistencias

En el gráfico de más arriba se puede ver como la MM200 (en color blanco) hizo de soporte a fines de 2017 y en abril de 2018 del activo en análisis.

Una posible estrategia utilizando a las medias móviles como soporte y resistencia es comprar cuando el precio cruza hacia arriba la línea de la MM o abrir una operación en corto cuando el precio cruza a la MM hacia abajo.

Veamos el siguiente ejemplo:


Trade utilizando la EMA20 como nivel de soporte y resistencia.

El precio venía operando de forma lateral a fines de 2019. Una vela roja de amplio cuerpo, y un notable aumento del volumen empujó al precio por debajo de la EMA20. Los días subsiguientes el precio hizo un pullback y testeó de nuevo la EMA20 con un volumen inferior y sin poder cruzarla de nuevo hacia arriba.

Esta pauta nos hace abrir una operación de venta que la cerramos una vez que el precio cruza la EMA20 hacia arriba.

3. Tensión entre precio y EMA20

El precio y la media móvil exponencial de 20 períodos tienen una relación especial. Bastante histérica por cierto, pero la realidad indica que el precio cuando se aleja de la EMA20 tiende a volver a buscarlo.

Ya sea de abajo hacia arriba, o viceversa, cuando el precio y la EMA20 toman distancia podemos hablar de una “tensión” entre ambas. Esta tensión la vamos a ver distenderse de tres maneras. La primera, con un aguijonazo, una vela que deje una mecha inferior o superior que fue a testear la zona de la EMA20. En segundo lugar, una consolidación del precio que comience a oscilar de forma lateral permitiendo que la EMA20 se acerque. La tercera opción es una baja/suba que se prolongue durante algunos días hasta que el precio retorne a la zona de la EMA20.

Veamos un ejemplo:

La acción de Microsfot y la EMA 20 como imán del precio cuando hay una tendencia definida.

No hay una regla fija para determinar la tensión entre la MM y el precio. Ese número dependerá de la volatilidad de cada activo. Algunos pueden escaparse un 10% o 15% por encima o por debajo de la EMA20, mientras que otros activos cuando alcanzan el 5% comienzan a retroceder hacia la zona de referencia.

En conjunto con otras herramientas, como las proyecciones de Fibonacci, e indicadores como el RSI, poder detectar cuando existe una tensión entre la media móvil y el precio nos aportará más información para poder determinar si estamos en el agotamiento del movimiento principal, y el inicio de un movimiento contratendencial.

¿Querés prfundizar sobre medias móviles?Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

El proceso es más importante que el resultado

Cuando inicié en esto del trading arranqué con el pie derecho. Cinco o seis trades al hilo me habían dejado una ganancia más que interesante.

“¿Será la suerte de principiante?”, fue lo primero que pensé. Tres días más tarde cerré otros dos trades ganadores. “Nací para esto”, dije mientras me subía al caballo que ya estaba parado sobre el pedestal.

Seis meses más tarde me choqué de lleno con la realidad. Las ganancias se esfumaron, y mi cuenta estaba en peligro de quedar en cero. ¿Que pasó? ¿Acaso no era el Gardel del trading? Eso era lo que yo creía.

Después de la mala experiencia. La frustración, la ira y la decepción se apoderaron de mi. ¿Cómo es posible que si al final del día, y durante varios días, veía mi cuenta en verde, de repente haya perdido todo?

Unos meses más tarde, charlando con Ichi, encontré la respuesta a por qué mi primera experiencia en el trading no fue tan buena como pensaba.

Mi enfoque estaba mal ubicado. Mi obsesión era ver la cuenta en verde al final del día, mientras que solo pensaba en qué lugar me iba a ir de vacaciones con las ganancias, o que auto iba a comprarme después de mi primer año de trader.

La vara del éxito

Una de las lecciones que aprendí tras esos primeros seis meses frenéticos fue que mi vara del éxito estaba mal calibrada. Consideraba que el éxito era un trade ganador, mientras que el fracaso era un trade perdedor. Si ganaba dinero estaba haciendo las cosas bien, si lo perdía estaba haciendo las cosas mal.

Pero estaba equivocado. En ese momento era como un corredor de Formula 1 que sabía que quería ganar la carrera. Sabía cuántas vueltas había que dar al circuito, sabía dónde estaba la línea de meta, pero no conocía las curvas del recorrido, las relaciones de los cambios del auto, ni cuál era la estrategia para recargar combustible.

Lee también: ¿Vas a hacerte rico invirtiendo en la bolsa?

Fue ahí cuando me di cuenta que mi enfoque no debía estar en el casillero de pérdidas y ganancias. Ganar dinero era el objetivo último, la línea de llegada. En lo que debía enfocarme era en el proceso.

Sin un proceso definido, estudiado y probado iba a poder ganar alguna carrera, como lo hice en mis primeros trades, pero al final de la temporada al podio lo iba a mirar desde afuera.

El secreto de un buen trader

Los buenos traders, los traders profesionales que aspiran a vivir de esta actividad, no se enfocan en los resultados sino en el proceso. Un buen trade es aquel en el que se siguió a rajatabla el proceso. Esa es la manera en la que llegan los resultados consistentes.

Mientras que el trader novato busca la perfección en el resultado, el buen trader busca la perfección en el proceso.

En Winning Decisions, J. Edward Russo and Paul J. H. Schoemaker, plantean que la mejor probabilidad para un buen resultado es un buen proceso de decisión.

Por supuesto, el buen trader va a tener operaciones perdedoras. Quien afirme que tiene un 100% de efectividad en el mercado es, con palabras simples, un mentiroso. Pero el buen trader sabe que su proceso es efectivo, y de 100 trades que abra va a ganar en 60 y perder en 40, no sabe cuáles son esos 60 en los que va a ganar.

Lee también: ¿Cómo armar un plan de trading?

El trader inexperto, por el otro lado, busca desesperadamente obtener ganancias en todos los trades, modificando su plan de trading, ignorando el tamaño adecuado de la posición y dejando que las emociones se apropien de él, el buen trader sabe que el campeonato son 21 carreras y que lo importante es estar primero en la tabla cuando termina la carrera 21.

Igual que en la Formula 1, la clave para ser un buen trader es la disciplina.

Que la suerte no te engañe

Si cuando lográs cerrar un trade ganador la euforia se apodera de vos y lo celebrás como si ganaste un partido, entonces estás haciendo las cosas mal. Te estás enfocando en el resultado.

Para el buen trader, ganar es una consecuencia de un proceso en el que identificó un evento de alta probabilidad y ese evento terminó ocurriendo. El trading no es una cuestión de suerte, es una cuestión de probabilidad.

Un trader inexperto puede ganar mucho dinero en pocos trades por haber arriesgado demasiado capital, o porque estaba en un mercado alcista. Pero las mismas circunstancias que lo llevaron a ganar —al igual que me pasó durante mis primeros meses— es muy probalbe que lo lleven a perder todo lo que ganó y más.

Del otro lado, el buen trader, sabe que un trade perdedor es parte del juego y que si siguió su proceso está en camino al primer escalón del podio.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Tres sesgos cognitivos contra los que los traders tenemos que luchar

Nuestro cerebro, el más poderoso del sistema solar, a veces nos juega malas pasadas. Somos víctimas de sesgos cognitivos que alteran nuestro proceso de toma de decisiones. Nos hacen malinterpretar señales y nos llevan a conclusiones incorrectas.

Para los traders, al igual de lo que le pasa al resto de los humanos (porque aunque algunos no lo crean, también somos humanos), los sesgos cognitivos son un obstáculo que interfieren con nuestras decisiones. Eliminarlos es imposible, es parte de la naturaleza humana. Pero conocerlos y tener el poder de identificarlos serán de gran ayuda para combatrilos, aunque no podamos vencerlos.

#1: Sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación afecta a los traders
Los humanos tenemos la tendencia a filtrar información que confirme que estamos en lo correcto.

A nadie le gusta estar equivocado, y nuestro cerebro lo sabe. Por eso el sesgo de confirmación nos hace filtrar o descartar la información que contradice nuestra tesis inicial. Nos planteamos nuestra visión, y salimos a buscar indicios que confirmen esa visión.

Supongamos que tenemos una operación con pérdidas, pero creemos que es inminente que el precio suba. Nuestro cerebro va a empezar a buscar señales que confirmen nuestra idea, e ignorar aquellas que la cuestionen.

Una forma de minimizar el efecto de este sesgo es buscar señales que cuestionen nuestra idea. Cuando tenemos a mano los argumentos que nos contradicen vamos tener más herramientas para confirmar o descartar nuestra idea.

#2: El efecto bandwagon o arrastre

El efecto arrastre nos lleva a donde va la mayoría
“Si todos están pensando lo mismo, entonces nadie está pensando”

Este es el famoso “efecto manada” o “subirse al tren”. Este sesgo consiste en tomar una decisión porque vemos que todos hacen o dicen eso, aunque nosotros no hayamos encontrado evidencia que sustente esa postura.

Ichi, co-fundador de Ichimoku Fibonacci, insistía en sus videos y en Twitter con el “No me sigas” por este motivo. No estaba hablando solo de él sino de todas las opiniones y análisis que puedas encontrarte en la web. El “No me sigas” es un llamado a dejar de mirar lo que hacen los demás y concentrarse en los análisis propios.

Esto no quiere decir que siempre tengas que ir contra la corriente. La mayoría puede también acertar. Pero lo importante es siempre guiarse por los los análisis y el razonamiento propio. Tu proceso de decisión puede llegar a las mismas conclusiones que la mayoría, pero también tenés que permitirte adoptar una postura disidente.

Como decía el periodista Walter Lippmann: “Si todos piensan lo mismo, entonces nadie está pensando”.

#3: Aversión a las pérdidas

Respetá tu plan para evitar este sesgo cognitivo
Sufrimos más las pérdidas que disfrutamos las ganancias

¿Quién disfruta perdiendo dinero? Tenemos una tendencia a preferir evitar las pérdidas antes que obtener ganancias. Perder $500 nos “duele” más que la satisfacción de haber ganado $500.

Este sesgo impacta en nuestro trading de una manera muy clara. Dejamos las pérdidas correr, porque no estamos dispuestos a aceptarlas, y cerramos prematuramente los trades ganadores, por miedo a que se conviertan en perdedores. Todo lo opuesto a lo que hay que hacer.

La primer forma de combatir este sesgo es respetar el plan de trading. Si el precio llega al nivel de stop, se vende. No se mueve el stop porque creemos que el rebote ocurrirá un 5% debajo del precio que habíamos establecido. Por supuesto que si los trades perdedores se acumulan será hora de revisar la estrategia e implementar cambios, pero en nuestro próximo trade.

Otro punto importante es no permitir que trades ganadores se conviertan en perdedores. Si nuestra idea se está ejecutando en el sentido correcto, entonces podemos ajustar el stop para proteger ganancias, pero de un modo que una pequeña corrección en el precio no nos haga salir de un trade que positivo.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

¿Vas a hacerte rico invirtiendo en la bolsa?

¿Qué diferencia a los traders exitosos de aquellos que pierden todo su dinero al cabo de unos meses o unos años?

La respuesta a esa pregunta no está ni en los balances de las empresas, ni en los gráficos de precios. Tampoco la vas a encontrar en libros o en algún canal de YouTube. También descartá el rumor que escuchaste en un almuerzo con amigos.

Según a quién le preguntes, entre un 60% y 90% de los traders pierde dinero en la bolsa. ¿De que lado vas a estar vos?

El momento cero

Podría decirtelo conociendo un solo dato, incluso antes de que compres tu primera acción. Hay un momento clave que va a definir si vas a estar entre los pocos que ganan dinero o los muchos que lo pierden.

La estadística indica que es más probable que estés en el segundo grupo a que pertenezcas al primero. Por suerte, que estés en uno u otro grupo no depende del azar (valga la redundancia.)

Si estás leyendo este artículo es porque en algún momento se te ocurrió que invertir en la bolsa podría ser una buena opción. ¿Te acordás cuál fue ese momento? ¿Qué fue lo que te llevó a empezar a invertir o aunque sea a investigar de que se trata esto de invertir en la bolsa?

Respondiendo esa pregunta vas a poder determinar tu motivación para sumarte al mundo del trading. Detrás de esa motivación hay un proceso complejo que lleva a cabo nuestro cerebro. Y gracias a los avances en el campo de la neurociencia cada vez lo entendemos más.

La toma de decisiones, nos dicen los neurocientíficos (y Wikipedia), ocurre en el córtex prefrontal, donde se cocina la planificación de comportamientos cognitivamente complejos. Sin embargo, esas decisiones están influidas por la amígdala cerebral, el principal núcleo de las emociones. Tu motivación va a estar definida por el juego entre esas dos partes del cerebro (entre otras).

¿Cuáles fueron las emociones involucradas en tu decisión de operar en la bolsa?

Hacerse rico rápido

Si tu motivación para empezar a invertir en la bolsa era convertirte
en multimillonario de la noche a la mañana (o de una semana para la otra), tus decisiones posteriores van a estar influidas por esa motivación. La codicia y la ansiedad van a ser dominantes en tu estilo de trading.

“Si, pero pese a que quiero hacerme rico rápido leo balances o miro los gráficos”, piensan algunos. Eso no importa. Si la motivación incorrecta sigue alojada en tu cerebro, tarde o temprano vas a formar parte del grupo mayoritario que pierde dinero.

Si no preguntenle a cualquiera que decidió invertir en bitcoin en noviembre de 2017 después de ver el precio multiplicarse por cuatro en apenas unos meses. Hoy se lamentan de haber tomado esa decisión impulsiva y sostenida por una motivación nociva.

Lo mismo ocurre con aquellos que están dando sus primeros pasos en el mundo las inversiones y recurren a cierto tipo de instrumentos o mercados como las opciones, los futuros, CFDs, o el mercado de forex . Atraídos por las promesas de hacerse rico de la noche a la mañana es que terminand perdiendo todo su dinero.

Invierten en instrumentos o mercados que no conocen. Tienen las motivaciones equivocadas. Y sus decisiones, en consecuencia, también van a ser equivocadas.

¿Cuál es tu motivación?

Si la motivación detrás de tu debut en el trading está en encontrar un camino fácil hacia la gloria, empezaste con el pie izquierdo. Como en todas las actividades, las recompensas llegan con el esfuerzo, la disciplina y el estudio. Estos tres elementos son los que pavimentan el camino hacia el éxito.

¿Tu motivación fue ganar dinero rápido? ¿O entraste al mundo de las inversiones para hacer crecer tu capital paulatinamente?¿Lo hiciste pensando en un Lamborghini y una mansión en Malibú?¿O pensaste en tu retiro, poder cambiar el auto en un par de años o dejar un colchón económico a tus hijos?

Por supuesto, hay quienes han logrado hacerse ricos de la noche a la mañana, pero son los menos. Y sus resultados, en gran parte, solo pueden explicarse con el azar. ¿Querés depender del azar o preferís depender de vos mismos?

Para hacerte rico invirtiendo en la bolsa tenés que reemplazar la codicia por la ambición, el resultado inmediato por la constancia a lo largo del tiempo. En ese recóndito lugar en el cerebro, donde se originan las emociones, es donde ya se escribió la respuesta a la pregunta de este artículo. Tu destino en la bolsa ya está escrito, pero si revisás tus motivaciones estás a tiempo de cambiarlo.


Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope
2

Caución bursátil: Una alternativa al plazo fijo

En la bolsa, la compraventa de acciones es la actividad más habitual. Pero, no es la única. Uno de los instrumentos más interesantes, y no tan conocidos, es la caución bursátil.

La caución bursátil es un préstamo de corto plazo — de 7 a 120 días— y que cuenta con una garantía del Mercado de Valores. Un instrumento que se asemeja al plazo fijo, y es una alternativa para aquellos que buscan inversiones más conservadoras, sin estar sujetos a la volatilidad de las acciones.

A diferencia del plazo fijo, en la caución bursátil no le prestás dinero al banco, si no a otro inversor, al que se lo llama tomador. Una vez que finaliza el plazo elegido podés elegir renovar la caución, o recibir el monto prestado y los intereses correspondientes en la cuenta de tu broker bursátil.

El tomador para recibir ese dinero debe depositar en garantía títulos que son inmovilizados y serán vendidos en caso de que no devuelva el dinero. Esta garantía se la conoce como aforo.

Por ejemplo, si el tomador tiene 100 acciones de Galicia que cotizan a $100 cada una, el valor de sus acciones suma $10.000, y podrá tomar caución por un monto $8.000 (el aforo es del 80%). En el caso de que el valor de las acciones representen menos del 80% del capital tomado prestado, el broker pedirá ampliar la garantía (con acciones de YPF, por ejemplo) o venderá las acciones a valor de mercado y te reembolsarán el dinero, más los intereses correspondientes.

En última instancia, si el valor de la acción se desploma y no alcanza a cubrir el préstamo, el Merval será el garante del préstamo y asumirá el monto total del préstamo.

Cómo colocar cuación bursátil

Para poder acceder a este instrumento vas a necesitar tener una cuenta en un broker de bolsa, el proceso es similar al de una apertura de una cuenta bancaria. Y además de poder operar acciones y otros instrumentos, te va a permitir colocar tu dinero en caución.

Una vez que tenés una cuenta en un broker, vas a poder ingresar, a través de su plataforma, al panel de cauciones que te brindará información sobre las tasas y plazos disponibles.

Panel de cauciones de un broker. En este caso para quienes quieren pedir prestado.

El panel de cauciones se lee de la siguiente manera:

Plazo: Es el plazo en el que se establece la caución. El mínimo es de 7 días y el máximo de 120. Entre esos extremos hay diferentes alternativas para elegir, a diferente tasa.

Vencimiento: Es la fecha en la que vence la caución. O sea, la fecha de hoy más la cantidad de días del plazo.

Monto nominal: El monto disponible para tomar caución.

Monto a liquidar: El monto que se liquidará una vez concluido el plazo. Es decir, el monto nominal más los intereses. (En este caso el panel de caución es para tomadores, por lo que el monto nominal es mayor al monto a liquidar)

Tasa Promedio: Es la tasa anual promedio que se está pagando por colocar caución. A esta tasa deberás descontarle un monto en concepto de impuestos y comisión.

Una vez que decidiste el plazo y el monto a caucionar, simplemente tenés que levantar el teléfono (o comunicarte por WhatsApp) con tu agente en el broker y decirle que querés colocar caución y a qué plazo. En algunos casos (los menos), el broker te va a permitir colocar caución directamente desde la plataforma web.

También podés indicarle al broker a que tasa querés colocar tu dinero, en ese caso el dinero quedará disponible para ser colocado pero solo empezará a contar el plazo una vez que una contraparte convalide la tasa ofrecida.

Ventajas sobre el plazo fijo

La caución bursátil tiene varias similitudes con un plazo fijo: ambos te aseguran una tasa y por una cierta cantidad de tiempo tenés los fondos inmovilizados. Sin embargo, la caución bursátil tiene ciertas ventajas por sobre los plazos fijos y otros instrumentos similares.

La primera es la tasa. La tasa de interés que paga una caución suele ser superior a la del plazo fijo. Además, existe una mayor flexiblidad a la hora de poder elegir el plazo en el que deseas invertir tu dinero. También tenés que tener en cuenta que las cauciones son uno de los instrumentos más operados del mercado, por lo cual siempre habrá liquidez ya sea que quieras tomar o colocar caución.

Comenzá tu formación integral como trader en Ichimoku Fibonacci. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope

Por qué operar con un simulador de bolsa no es una buena idea

Si estás dando tus primeros pasos en la bolsa, es probable que te hayas preguntado si conviene empezar probando con un simulador de bolsa. ¿Qué es esto?

También conocidos como cuentas demo o paper trading, un simulador de bolsa es una de las puerta de entrada para quienes recién empeza en el mundo bursátil. Es un servicio ofrecido por algunos brokers y web especializadas que te permiten invertir como si estuvieses operando en la bolsa, pero con dinero virtual y operaciones ficticias.

Para los primerizos, que nunca vieron una plataforma de trading, utilizar un simulador puede ser un buena idea. Te familiariza con los aspectos básicos de cómo colocar órdenes, los distintos tipos de órdenes disponibles (market, limit, stop, etc.), y también te ayudará a generar un método a la hora de colocar las órdenes. Nadie quiere perder dinero porque escribió mal un número o por haber comprado en vez de vendido.

Leé también: Los secretos de Murphy para invertir

El simulador de bolsa también puede ayudarte a testear tus estrategias. Vas a saber en cuántos trades hubieses ganado dinero y en cuántos hubieses perdido. Y nada más.

Es más, practicar durante mucho tiempo con el simulador de bolsa puede ser contraproducente y generarte resultados adversos.

¿Trading sin presión? 

Imaginá que sos un actor y que estuvo ensayando una obra de teatro durante todo un verano. Te sabés la letra al dedillo, y estás confiado que tu actuación será deslumbrante. Estás listo para llevarte el mundo por delante y nada ni nadie te lo va a impedir.

En la primera fila están sentados los críticos, un poco más atrás tu familia junto a otras 150 personas que están esperando que empiece la función. Tras bambalinas espiás la sala. Empezás a transpirar y a sentir la presión de dejar una buena impresión con los críticos y satisfacer a las 150 personas que pagaron una entrada para verte. Ya no estás tan seguro como antes.

Mirá también: Dejemos de ser seres emocionales

Con el trading ocurre algo similar. Cuando utilizás un simulador de bolsa no hay presión alguna. No estás poniendo en juego tus ahorros, tu dinero para retirarte o el futuro de tus hijos. Al igual que al actor, cuando pasás del simulador de bolsa a una cuenta real la percepción cambia.

Toda la seguridad que tenías a la hora de colocar órdenes de compra o venta ficticias se esfumó. Compraste tus acciones de Apple (AAPL) y el precio bajó algunos centavos. Y empiezan a surgir las dudas. ¿Habré compardo en un momento incorrecto? Voy perdiendo $100, ¿llegó la hora de vender?

De repente te das cuenta que te cuesta mantener la disciplina y la seguridad que tenías cuando estabas en el simulador. Mientras $AAPL baja un 1% — y vos ya te agarrás la cabeza — ves que las acciones de Microsoft ($MSFT) empiezan subieron un 5%. “A la mierda con mi estrategia, vendó $AAPL y compro $MSFT”, pensás y empezás a transitar el camino del trader poco disciplinado e impulsivo, es decir el trader perdedor.

Operar en un simulador de bolsa no tiene mucho que ver con la realidad.

Un mundo ideal

Podés conocer cómo funcionan decenas de indicadores técnicos, saber leer balances y determinar si una empresa esta subvaluada o sobrevaluada, pero con eso no alcanza. Poder dominar el factor piscológico es quizás el desafío más importante para el trader novato. En un contexto donde tus actos no tienen consecuencias reales y el riesgo no existe, hasta la decisión más díficil se torna sencilla.

Lée también: La psicología del inversor

El factor psciológico no es la única condición que deja afuera el simulador de bolsa. Cuando operamos con dinero virtual las órdenes siempre se completan. No tenemos que tener una contraparte que esté dispuesta a pagar el precio que pedimos o a entregar papeles por el precio que querés comprar. En un simulador de bolsa nunca vas a estar corriendo detrás del precio.

Otro de los aspectos que no existen en el mundo del paper trading son las comisiones ni ningún costo por operar. En el simulador de bolsa no vas a pagar una comisión por cada compra o venta. Esto también contribuye al clima de condiciones ideal, pero irreales de las cuentas virtuales.

La alternativa a la cuenta demo

Operar con una cuenta demo solo te va a dar dos certezas. Primero, que sabés lo básico sobre cómo colocar órdenes y utilizar la plataforma, si es que el broker te provee de una cuenta virutal. La otra es que no podés ganar dinero en una cuenta ficticia, es casi seguro que tampoco lo logres en el mercado real.

La alternativa a una cuenta demo. O mejor dicho, el paso siguiente después de probar durante unos días una cuenta demo, es debutar en el mercado gradualmente. Despacito. Operar un porcentaje del dinero que pensabas asignarle al mercado bursátil e ir adquiriendo confianza, mientras continúas formandote como trader.

La recomendación es habitual es comenzar con un 10% del capital que ibas a invertir y empezar de a poco. Si vas logrando buenos resultados incrementá ese porcentaje del capital gradualmente. Si no, analizá tus errores, asegurate de estar siguiendo un plan de trading, y volvelo a intentar.

Si operaste durante un tiempo con una cuenta simulada y no te está yendo tan bien, ese baldazo de agua fría será positivo. Te ayudará a debilitar tu ego y comprender que en la bolsa no siempre se gana. Será en ese momento cuando vas a empezar a entender porque el exitoso trader Ed Sekyota dijo: “Los elementos del buen trading son: Primero, cortar las perdidas, segundo, cortar las perdidas, y tercero, cortar las perdidas. Si puede seguir estas tres reglas, entonces tendrás una oportunidad.”


 

Comenzá tu formación integral como trader en Ichimoku Fibonacci. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

1 2 3