febrero 2019 - Ichimoku Fibonacci

Archive

Monthly Archives: febrero 2019

Tres sesgos cognitivos contra los que los traders tenemos que luchar

Nuestro cerebro, el más poderoso del sistema solar, a veces nos juega malas pasadas. Somos víctimas de sesgos cognitivos que alteran nuestro proceso de toma de decisiones. Nos hacen malinterpretar señales y nos llevan a conclusiones incorrectas.

Para los traders, al igual de lo que le pasa al resto de los humanos (porque aunque algunos no lo crean, también somos humanos), los sesgos cognitivos son un obstáculo que interfieren con nuestras decisiones. Eliminarlos es imposible, es parte de la naturaleza humana. Pero conocerlos y tener el poder de identificarlos serán de gran ayuda para combatrilos, aunque no podamos vencerlos.

#1: Sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación afecta a los traders
Los humanos tenemos la tendencia a filtrar información que confirme que estamos en lo correcto.

A nadie le gusta estar equivocado, y nuestro cerebro lo sabe. Por eso el sesgo de confirmación nos hace filtrar o descartar la información que contradice nuestra tesis inicial. Nos planteamos nuestra visión, y salimos a buscar indicios que confirmen esa visión.

Supongamos que tenemos una operación con pérdidas, pero creemos que es inminente que el precio suba. Nuestro cerebro va a empezar a buscar señales que confirmen nuestra idea, e ignorar aquellas que la cuestionen.

Una forma de minimizar el efecto de este sesgo es buscar señales que cuestionen nuestra idea. Cuando tenemos a mano los argumentos que nos contradicen vamos tener más herramientas para confirmar o descartar nuestra idea.

#2: El efecto bandwagon o arrastre

El efecto arrastre nos lleva a donde va la mayoría
«Si todos están pensando lo mismo, entonces nadie está pensando»

Este es el famoso «efecto manada» o «subirse al tren». Este sesgo consiste en tomar una decisión porque vemos que todos hacen o dicen eso, aunque nosotros no hayamos encontrado evidencia que sustente esa postura.

Ichi, co-fundador de Ichimoku Fibonacci, insistía en sus videos y en Twitter con el «No me sigas» por este motivo. No estaba hablando solo de él sino de todas las opiniones y análisis que puedas encontrarte en la web. El «No me sigas» es un llamado a dejar de mirar lo que hacen los demás y concentrarse en los análisis propios.

Esto no quiere decir que siempre tengas que ir contra la corriente. La mayoría puede también acertar. Pero lo importante es siempre guiarse por los los análisis y el razonamiento propio. Tu proceso de decisión puede llegar a las mismas conclusiones que la mayoría, pero también tenés que permitirte adoptar una postura disidente.

Como decía el periodista Walter Lippmann: «Si todos piensan lo mismo, entonces nadie está pensando».

#3: Aversión a las pérdidas

Respetá tu plan para evitar este sesgo cognitivo
Sufrimos más las pérdidas que disfrutamos las ganancias

¿Quién disfruta perdiendo dinero? Tenemos una tendencia a preferir evitar las pérdidas antes que obtener ganancias. Perder $500 nos «duele» más que la satisfacción de haber ganado $500.

Este sesgo impacta en nuestro trading de una manera muy clara. Dejamos las pérdidas correr, porque no estamos dispuestos a aceptarlas, y cerramos prematuramente los trades ganadores, por miedo a que se conviertan en perdedores. Todo lo opuesto a lo que hay que hacer.

La primer forma de combatir este sesgo es respetar el plan de trading. Si el precio llega al nivel de stop, se vende. No se mueve el stop porque creemos que el rebote ocurrirá un 5% debajo del precio que habíamos establecido. Por supuesto que si los trades perdedores se acumulan será hora de revisar la estrategia e implementar cambios, pero en nuestro próximo trade.

Otro punto importante es no permitir que trades ganadores se conviertan en perdedores. Si nuestra idea se está ejecutando en el sentido correcto, entonces podemos ajustar el stop para proteger ganancias, pero de un modo que una pequeña corrección en el precio no nos haga salir de un trade que positivo.

Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

¿Vas a hacerte rico invirtiendo en la bolsa?

¿Qué diferencia a los traders exitosos de aquellos que pierden todo su dinero al cabo de unos meses o unos años?

La respuesta a esa pregunta no está ni en los balances de las empresas, ni en los gráficos de precios. Tampoco la vas a encontrar en libros o en algún canal de YouTube. También descartá el rumor que escuchaste en un almuerzo con amigos.

Según a quién le preguntes, entre un 60% y 90% de los traders pierde dinero en la bolsa. ¿De que lado vas a estar vos?

El momento cero

Podría decirtelo conociendo un solo dato, incluso antes de que compres tu primera acción. Hay un momento clave que va a definir si vas a estar entre los pocos que ganan dinero o los muchos que lo pierden.

La estadística indica que es más probable que estés en el segundo grupo a que pertenezcas al primero. Por suerte, que estés en uno u otro grupo no depende del azar (valga la redundancia.)

Si estás leyendo este artículo es porque en algún momento se te ocurrió que invertir en la bolsa podría ser una buena opción. ¿Te acordás cuál fue ese momento? ¿Qué fue lo que te llevó a empezar a invertir o aunque sea a investigar de que se trata esto de invertir en la bolsa?

Respondiendo esa pregunta vas a poder determinar tu motivación para sumarte al mundo del trading. Detrás de esa motivación hay un proceso complejo que lleva a cabo nuestro cerebro. Y gracias a los avances en el campo de la neurociencia cada vez lo entendemos más.

La toma de decisiones, nos dicen los neurocientíficos (y Wikipedia), ocurre en el córtex prefrontal, donde se cocina la planificación de comportamientos cognitivamente complejos. Sin embargo, esas decisiones están influidas por la amígdala cerebral, el principal núcleo de las emociones. Tu motivación va a estar definida por el juego entre esas dos partes del cerebro (entre otras).

¿Cuáles fueron las emociones involucradas en tu decisión de operar en la bolsa?

Hacerse rico rápido

Si tu motivación para empezar a invertir en la bolsa era convertirte
en multimillonario de la noche a la mañana (o de una semana para la otra), tus decisiones posteriores van a estar influidas por esa motivación. La codicia y la ansiedad van a ser dominantes en tu estilo de trading.

«Si, pero pese a que quiero hacerme rico rápido leo balances o miro los gráficos», piensan algunos. Eso no importa. Si la motivación incorrecta sigue alojada en tu cerebro, tarde o temprano vas a formar parte del grupo mayoritario que pierde dinero.

Si no preguntenle a cualquiera que decidió invertir en bitcoin en noviembre de 2017 después de ver el precio multiplicarse por cuatro en apenas unos meses. Hoy se lamentan de haber tomado esa decisión impulsiva y sostenida por una motivación nociva.

Lo mismo ocurre con aquellos que están dando sus primeros pasos en el mundo las inversiones y recurren a cierto tipo de instrumentos o mercados como las opciones, los futuros, CFDs, o el mercado de forex . Atraídos por las promesas de hacerse rico de la noche a la mañana es que terminand perdiendo todo su dinero.

Invierten en instrumentos o mercados que no conocen. Tienen las motivaciones equivocadas. Y sus decisiones, en consecuencia, también van a ser equivocadas.

¿Cuál es tu motivación?

Si la motivación detrás de tu debut en el trading está en encontrar un camino fácil hacia la gloria, empezaste con el pie izquierdo. Como en todas las actividades, las recompensas llegan con el esfuerzo, la disciplina y el estudio. Estos tres elementos son los que pavimentan el camino hacia el éxito.

¿Tu motivación fue ganar dinero rápido? ¿O entraste al mundo de las inversiones para hacer crecer tu capital paulatinamente?¿Lo hiciste pensando en un Lamborghini y una mansión en Malibú?¿O pensaste en tu retiro, poder cambiar el auto en un par de años o dejar un colchón económico a tus hijos?

Por supuesto, hay quienes han logrado hacerse ricos de la noche a la mañana, pero son los menos. Y sus resultados, en gran parte, solo pueden explicarse con el azar. ¿Querés depender del azar o preferís depender de vos mismos?

Para hacerte rico invirtiendo en la bolsa tenés que reemplazar la codicia por la ambición, el resultado inmediato por la constancia a lo largo del tiempo. En ese recóndito lugar en el cerebro, donde se originan las emociones, es donde ya se escribió la respuesta a la pregunta de este artículo. Tu destino en la bolsa ya está escrito, pero si revisás tus motivaciones estás a tiempo de cambiarlo.


Formate como trader y empezá a generar ganancias. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope