agosto 2016 - Ichimoku Fibonacci

Archive

Monthly Archives: agosto 2016

Taza con asa ¿Cómo se forma?

taza con asa

Aunque mis operaciones consisten más en seguir los flujos de capitales basándome en tendencias que mida con medias móviles claves hay un patrón del gráfica que encuentro muy útil y tiene altas probabilidades de éxito, si estamos hablando de la taza con asa.

La taza con asa es un patrón bullish de continuación de tendencia, es una de las figuras más nuevas y puede ser fácilmente identificada en el gráfico de precios. Este patrón fue popularizado por William J. O’Neil en la primera edición su libro How to Make Money in StocksPara que la configuración de la taza con asa tenga las más altas probabilidades de tener éxito debe ser precedida de una tendencia alcista. El patrón consiste en dos componentes claves: (1) la taza y (2) el asa.

La parte de la taza es creada cuando comienza la toma de ganancias o el mercado está en una corrección y el precio de la acción cae formando el lado izquierdo de la taza. El fondo de la taza se forma cuando ya no quedan vendedores del papel en los mínimos y los compradores entran en acción impulsando el precio hacia arriba. La mayoría de las veces cuando el papel comienza a subir en una tendencia alcista sobre el lado derecho de la taza fracasa en el break out y no logran superar la resistencia para buscar nuevos máximos, se forma el asa. El segundo intento de buscar máximos habitualmente tiene éxito ya que los vendedores pudieron vender y la acción sale hacia nuevos máximos.

Este patrón deja el escenario preparado para una tendencia alcista porque la mayoría de los inversores de corto plazo venden a medida que el papel cae dentro de la taza, el fondo se formó cuando los tenedores del papel rechazaron vender por menos del nivel de soporte en la base de la taza, luego los tomadores de ganancia son superados cuando el papel sube por el lado derecho de la taza. Los traders que vendieron en los nuevos máximos la primera vez que se alcanzó ese precio cuando salía de la taza fueron el último grupo de vendedores a superar y para cuando la acción rompe el patrón por segunda vez la falta de vendedores lo impulsa hacia arriba ya que entrar en el ascensor bullish es más caro porque nadie quiere dejar su lugar llegado ese momento.

Taza con asa

Taza con asa

Este es un checklist para verificar si la figura de la taza con asa pone las probabilidades realmente de tu lado:

  1. La taza con asa no indican buenos trades si el mercado está en una corrección general o en un mercado bearish.
  2. El patrón tiene mejores chances si se trata de un papel en un sector fuerte que tiene pronósticos de crecimiento de sus ganancias.
  3. La figura tiene que ser precedida por una tendencia alcista.
  4. Verificá la profundidad y el ancho de la taza. Una taza con asa habitualmente corrige el 20%-30% de su máximo del lado izquierdo, o una vez y media a dos del promedio del mercado. La mayoría duran entre tres a seis meses, aunque pueden observarse tazas rápidas de siete semanas o de duración mayor a un año.
  5. Buscar la forma clásica. Si tenés que debatir que estás ante una taza, no es una taza.
  6. Notá cuánto de la taza esta en la mitad inferior. Una subida consistente sobre el lado derecho es lo mejor.
  7. Intentá identificar una forma de U y que el volumen se seque en el fondo de la taza. Si el volumen se seca en ese momento indica que los fondos han perdido interés en vender. Y bases con la forma de U tiene más probabilidades de éxito que las que tienen forma de V.

*Steve Burns es fundador de New Trader U.
Publicado originalmente en New Trader U. Traducido por Ichi Jr.

Si quieres ser parte de premium puedes seguir este link.

La psicología del inversor o al invertir

La psicología del inversor

La parte más importante de invertir y es la psicología del inversor. Invertir es una constante lucha en la cual el campo de batalla no es el mercado ni los consejos recibidos sino que lo podemos encontrar dentro de uno. Te estresarás por las pérdidas, estarás agitado al decidir si entrar o salir de una posición y estarás obligado a pensar sobre quién sos y qué es lo que estás intentando lograr. Pero el punto crucial llega cuando aprendés sobre cosas tuyas que preferirías no reconocer. Las dejarás a un lado en tu subconsciente y te quedarás con la parte fácil como por ejemplo echarte la culpa o buscar una mejor manera de hacer las cosas.

Este tema atraviesa nuestras vidas en varios formatos. Desafortunadamente los procesos de toma de decisiones a lo largo de la vida, incluyendo la constante administración de nuestras inversiones, se forman dentro de nuestro sistema de creencias que, a su vez, están influenciados por nuestras experiencias de la infancia y, aunque menos, por nuestras experiencias posteriores. Digo desafortunadamente porque discutir las creencias erróneas para invertir de alguien es como intentar convencerlo de que abandone su religión. No importa que se les pueda demostrar resultados positivos. Se empecinan en seguir creyendo y que no se discuta más. Por supuesto, eso es bueno para los demás, porque si algunos no pierden no habría nada por ganar.

Tu filosofía de inversión se encuentra impulsada por tus creencias. Una persona que usa análisis fundamental o análisis técnico no necesariamente será más o menos exitoso que alguien que usa a un mono que lanza dardos para tomar decisiones. Invertir no es una ciencia donde se aplican leyes y reglas sino un campo en el cual las emociones determinan lo que queremos, cómo lo vamos a obtener y de que manera vamos a lidiar con las consecuencias.

Si vas a tener éxito en las inversiones, o en cualquier aspecto de la vida, tenés que desear de manera consciente ese objetivo y creer en tu método para mantenerte fiel a el, eso es la psicología del inversor.

Entre lo consciente y lo subconsciente de la psicología del inversor

Nuestras creencias operan en dos niveles: el subconsciente y el consciente. El nivel de la consciencia es donde creemos que radica el problema y donde creamos nuestras excusas. El problema real, sin embargo, se suele esconder en el subconsciente.

Está escondido porque no queremos enfrentar la realidad del problema.

Utilicemos una analogía estremecedora pero simple: un fumador empedernido que juega en máquinas de poker. Esta persona tiene un conflicto grave. Por un lado es bombardeada a diario por la retórica de la muerte cada vez que enciende un cigarrillo. “Fumar mata”, “Fumar causa cáncer”, “El cáncer mata”, etc. Sin embargo continúa fumando. ¿Por qué? La parte consciente nos dice que fumar es adictivo, pero que no es mi culpa y que no puedo hacer nada para detenerlo. Es la culpa de las tabacaleras; a ellas hay que culpar de que fabrican cigarrillos adictivos.

El subconsciente es donde descansa la verdad. Las razones son diversas y cambian según la persona, pero el razonamiento detrás de la adicción es más probable que se trate una negación del hábito. La negación del hábito sugiere que la persona no tiene la disciplina para dejarlo o que en realidad no quiere hacerlo.

Si nos adentramos en el problema probablemente descubramos que para la persona fumar es reconfortante, incluso si ese placer le genera graves problemas de salud. ¿Por qué es placentero? Quizás porque creen que no les ocurrirá a ellos. Fumar puede causar cáncer, pero eso le pasa a los demás. Aquí está el ego en funcionamiento, el síndrome de “a mi no me puede pasar”.

Ahora miremos la psicología del inversor mientras juega con maquinas de póker. Como sabemos estas maquinas tienen una esperanza matemática negativa. Si juegas lo suficiente vas a perder dinero. No hay suerte que te permita mantenerte del lado ganador, y de todas maneras en nuestro ejemplo el hombre continúa jugando. ¿Por qué? Conscientemente puede ser la excitación, el esfuerzo por pasar el tiempo, o una actividad social. No puede ser una razón monetaria porque se trata de un juego de esperanza negativa. Entonces, ¿qué es lo que está ocurriendo en el subconsciente? De nuevo, pueden ser varias razones. Puede ser reconfortante; una máquina de póker no te hará comentarios negativos. Pueden ser las luces intermitentes, los sonidos placenteros, o la esporádica ganancia pero es el ambiente en conjunto el que está diseñado para que sigas jugando y reconfortarte con retroalimentación positiva. Esta persona probablemente no reciba un feedback positivo o la misma atención en otros ámbitos. Pero el ego también puede estar jugando un papel. En otras palabras el síndrome de “a mi no me puede pasar”. No soy un perdedor. Tengo suerte y voy a derrotar a las máquinas de póker. Este pensamiento entra en conflicto directo con su hábito de fumar. El cáncer le ocurre a los demás, pero las victorias en las máquinas de póker me ocurrirán a mi…

La mayor dificultad para la psicología del inversor —y es algo que veo todos los días— es devolver las ganancias no realizadas. El mercado podría, en cualquier momento, continuar la suba e incrementar esas ganancias, o en su defecto bajar y reducir las ganancias no realizadas. El pensamiento automático es que el mercado volverá directamente de donde vino y de esta manera las ganancias se “evaporarán”. Podría decirte como actuar correctamente ante esta situación pero no te ayudará porque es tu sistema de creencias lo que te impulsa a pensar así y, como ya lo mencioné, yo no puedo cambiar tu sistema de creencias.

¿Qué es lo que hay en tu sistema de creencias que te hace pensar automáticamente que las ganancias no realizadas se esfumarán en vez de aumentar? Conscientemente puede ser el temor a perder dinero o la idea de que uno tiene un derecho sobre esa ganancia y no la está dispuesto a devolverla. Cuando vamos a trabajar raramente pensamos que tenemos que devolver lo que ganamos con esfuerzo, entonces ¿por qué hacerlo en el mercado? Este es un pensamiento normal en los humanos, pero también es normal en los mercados que los precios varíen y rechazar eso es no entender cómo opera el mercado.

Nunca podemos vender en el punto más alto porque es imposible saber que sucederá en el futuro. Tener la actitud de que las ganancias no realizadas se reducirán nos habla de nuestra expectativa sobre el futuro del mercado. Este es tu subconsciente funcionando. ¿Por qué creés saber hacía donde irá el mercado si el grupo de mentes más brillantes del mundo no tiene idea? Pregúntate a vos mismo por qué creés saberlo…

Si no tenés expectativas sobre el rumbo futuro del mercado, entonces lo único que necesitás es esperar a algún tipo de confirmación antes de salir de las posiciones. Cuales son esas señales debería formar parte de tu plan de inversión. Ah, ¿no tenés un plan de inversión…?

¿Y qué hay sobre no poder soltar el gatillo por parálisis en el análisis? Cuando mucho ruido o muchas variables interfieren en proceso de toma de decisiones, ya sean boletines, revistas, columnas de opinión, etc se lo conoce como parálisis analítica. Algo que suele hacer más daño que bien. Incluso si hay información valiosa escondida en tu investigación, el proceso de toma de decisiones, así como el éxito, se hace imposible por las interferencias.

Entonces, ¿es esto consciente o subconsciente? Probablemente consciente. ¿Y que te lleva a eso?¿Cuál es la razón subconsciente? Puede ser el miedo a perder de nuevo, puede ser la necesidad de aprobación o incluso la incapacidad de asumir una responsabilidad. Si otra persona hace una recomendación para invertir, entonces no es tu responsabilidad si sale mal.

La manera más fácil de mejorar la psicología del inversor es estar al tanto de tu propio pensamiento. Antes de hacer algo que no forma parte de tu plan de inversión, preguntate por qué lo estás haciendo. Luego indaga más en esa respuesta. Si no tienes un plan de inversión entonces cuestionate porque no lo tienes.

Estas son mis creencias y me mantengo férreas a ellas.

*Nick Radge es líder director y jefe de trading e investigación en The Chartist.

Publicado originalmente en The Chartist
Traducido por Ichi Jr.

Si quieres ser parte de premium puedes seguir este link.