Tesla vs. Nio: ¿Quién será el gran ganador?


Tesla y Nio son los dos íconos del sector de vehículos eléctricos. Y en 2020, fueron grandes protagonistas del mercado, multiplicándose el precio de sus acciones varias veces y en consecuencia, la valuación de mercado de esas empresas.

Y si bien en muchas oportunidades suelen ser presentadas como dos alternativas similares a la hora de invertir, la realidad es que Tesla y Nio, lo único que comparten son sus esfuerzos en el campo de los vehículos electrónicos, y no mucho más. 

Historia

Tesla es una empresa fundada en Palo Alto, California en el año 2003. Su primer proyecto fue el Tesla Roadster, un vehículo de características deportivas y apuntado al segmento premium, con el objetivo de generar fondos para iniciar líneas de producción de automóviles más accesibles. 

En noviembre de 2016, Tesla adquirió a la fabricante de células fotovoltaicas SolarCity que dio un inicio a un proceso de integración vertical del negocio, donde Tesla aspira a dominar desde la generación de la energía, hasta el almacenamiento y cargadores para los autos. 

Otro de los grandes estandartes de Tesla es poseer una de las tecnologías más desarrolladas en materia de vehículos autónomos.

Nio, en cambio, es una empresa mucho más joven. Creada en China, en el año 2014. Al igual que Tesla, Nio se enfoca principalmente en vehículos de alta gama, y en la actualidad ofrece cuatro modelos distintos. 

Con una estrategia similar a Tesla, Nio lanzó su primer modelo, un “superauto”, en 2016, con una producción limitada de apenas 16 unidades. A finales de 2017, lanzó su primer modelo de producción en masa, el ES8, comenzando las entregas en junio del año siguiente.

Tamaño

En el aún pequeño mercado de los vehículos eléctricos, Tesla es el gigante. Y es esperable, cuenta con 11 años de ventaja frente a Nio.

En cuanto a producción, Tesla está un orden de magnitud por sobre Nio. En 2020, Tesla vendió 499.550 unidades, un 25% más que en 2019, mientras que Nio logró vender 43.728, un 112% más que en 2019. 

En cuanto a su facturación,  también hay grandes diferencias. Mientras que Tesla embolsó casi US$32 mil millones en 2020, la facturación de Nio fue de apenas US$2,5 mil millones. 

Esto también se ve reflejado en la valuación de ambas empresas: Nio está valuada en US$86 mil millones (más de 40 veces su facturación!) mientras que la capitalización de mercado actual de Tesla es de US$659 mil millones.

Por último, en esta etapa Nio está enfocado exclusivamente en el mercado chino, aunque ha comenzado a dar sus primeros pasos en el mercado europeo, mientras que para Tesla, su mercado más importante es Estados Unidos, pero también tiene presencia en Europa, y China. Sobre esto, un poco más, más adelante. 

Tecnología

Uno de los aspectos más divergentes entre Tesla y Nio es el manejo de las baterías. Tesla optó por un modelo de enchufe, en el cual el auto se conecta a una fuente de energía para recargarlo. Se puede cargar en cualquier enchufe hogareño con un adaptador, o bien en la red de cargadores rápidos o estándar que desplegó la empresa en sus principales mercados. 

La tecnología de baterías es uno de los elementos claves en la industria de los vehículos eléctricos. Es el componente más costoso, y de su eficiencia depende una de las características más valoradas por los consumidores de autos eléctricos: la autonomía. 

El modelo de Nio es diferente. Si bien es posible conectar el auto para recargar las baterías, la empresa apuesta al modelo de “intercambio de baterías”. Para eso, desplegó en China más de 250 estaciones de recambio de baterías, y lanzó BaaS (Battery as a Service, Batería como un servicio) que brinda a los clientes la posibilidad de adquirir el auto sin batería, y optar por una suscripción mensual que le otorga el derecho a usar las estaciones de recambio de batería.

Geopolítica

Si estamos hablando de empresas estadounidenses y chinas es imposible evitar hablar de geopolítica.

El gobierno chino ha impulsado en los últimos años la compra de autos eléctricos a través de subsidios, que sin embargo ha comenzado a desarmar en los últimos años. Durante años, China fue el mayor mercado de vehículos eléctricos hasta que fue desplazado por Europa. 

La relación del gobierno chino con Nio es cálida. Cuando en 2019 Nio enfrentó serios problemas financieros que la amenazaban con la quiebra, el gobierno la rescató con una inversión de mil millones de dólares. Y en los últimos meses, el gobierno chino anunció nuevos subsidios, pero solo para autos que utilizan la tecnología de cambio de batería, o sea Nio, y no Tesla. 

Esto puede presentar un dolor de cabeza para Tesla, que ha hecho una apuesta importante en China con la construcción del Tesla Gigafactory 3 en Shanghai.

Más allá de Tesla y Nio

Tesla y Nio son dos de los líderes de la industria, pero no actúan en el vacío. Mientras que otro puñado de fabricantes de autos eléctricos busca morder una porción de una torta en crecimiento, empresas tradicionales como Volkswagen y General Motors ya están dando sus primeros pasos en los vehículos eléctricos.

Existen ETFs que te ofrecen una exposición global a la industria de los vehículos eléctricos algunos con mayor especialización que otros.

KraneShares Electric Vehicles & Future Mobility Index ETF ($KARS) es uno de los más especializados en vehículos eléctricos, pero también de los más caros con un gasto de gestión del 0,7% anual (se descuenta a diario el proporcional).

Por otro lado, SPDR S&P Kensho Smart Mobility ETF (HAIL) también ofrece una alta exposición al sector de vehículos eléctricos, pero los combina con otras empresas que innovan en el campo de los medios de transporte. La ventaja de este ETF es su bajo gasto de gestión del 0,45% anual. 

También existen otro tipo de estrategias para exponerse a este mercado. Un sector que crece junto con el crecimiento de los autos eléctricos es el de las empresas que están detrás de la tecnología más importante en estos autos: las baterías. 

El mejor instrumento para la exposición a esta industria es el Amplify Lithium & Battery Technology ETF (BATT) que incluye acciones mineras del litio, fabricantes de baterías, empresas químicas, entre otros sectores, y tenencias de uranio, oro y carbón, 

En el mercado local es posible comprar acciones de Tesla (TSLA) a través de su Cedear.
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Estás listo para tomar el
control de tus finanzas?