¿Qué es el plazo de liquidación y cuál conviene usar?


Las operaciones en los mercados se suelen dar en tres actos. Es una secuencia que comienza con la colocación de una orden de compra o venta, la ejecución de esa orden, y posteriormente la liquidación de la operación. 

En este artículo nos vamos a enfocar en el tercero: la liquidación, y especialmente en el plazo o fecha de liquidación.

Empecemos con un ejemplo. Supongamos que quiero comprar 10 acciones de ABC a $10.

Lo primero que debo hacer es colocar una orden de compra donde detallaré qué instrumento estoy comprando, en qué cantidad, a qué precio, y el plazo de liquidación de la operación.

En este caso son 10 acciones de ABC a $10. El plazo de liquidación puede ser 48 horas, 24 horas o el llamado Contado Inmediato (CI). Por ahora, vamos a ignorar el plazo. 

Una vez que esa orden encuentra una contra parte, es decir alguien dispuesto a venderme 10 acciones de ABC a $100 la orden pasa a ser ejecutada. En este segundo momento de este proceso de tres pasos simplemente se pactan los términos de la operación. 

En este momento se genera una obligación legal de que el vendedor transfiera las acciones, y el comprador transfiera el dinero a su contraparte. Es en este punto donde adquiere importancia el plazo de liquidación. 

El plazo de liquidación indica la diferencia de tiempo entre la ejecución y liquidación de la operación. Si uno optó por 48 horas, entonces dos días de mercado después de la ejecución de la orden el dinero saldrá de nuestra cuenta a la cuenta del vendedor y, en el caso argentino, se acreditarán en nuestra cuenta en Caja de Valores (custodio de los valores). 

En el caso de 24 horas el proceso es el mismo, solo que ocurre el siguiente día hábil de mercado a la ejecución de la orden. Mientras que en el caso de Contado Inmediato, la operación se liquida en el mismo momento de la ejecución. 

Estos plazos se expresan habitualmente como T+n, siendo n el número de días que hay que esperar hasta la liuquidación. Así T+1 es 24 horas, T+2 es 48 horas y T+0 es contado inmediato. 

¿Qué plazo conviene usar? 

Un tema importante sobre este tema es que cada plazo de liquidación tiene su propio libro de órdenes. El volumen de un activo no es el mismo en 48 horas que en contado inmediato.

El plazo por defecto y más habitual en el mercado es 48 horas, pero algunos instrumentos, como por ejemplo los bonos sometidos a un parking, suelen operarse en contado inmediato. 

Por eso, en general, conviene operar en el plazo más largo. Pero hay algunos casos en los cuales optar por C.I. o 24 horas tiene sentido.

Para retirar a una cuenta bancaria

Además del mencionado caso del parking de bonos, uno de los usos más habituales del C.I. es cuando uno necesita disponer del dinero en la cuenta bancaria el mismo día de la venta de la operación. 

Volvamos al ejemplo anterior, pero en este caso seremos los vendedores de las 10 acciones ABC a $10 con un plazo de liquidación de 48 horas. Llamaremos día 0 al día que se ejecuta la orden de venta, y el día 2 es el día que se liquida la operación. 

Si nosotros quisieramos retirar a nuestra cuenta bancaria el dinero producido por la venta de acciones ABC el día 0 o 1 no podríamos hacerlo. Recién el día 2, cuando se liquida la operación, tendremos el dinero disponible para retirarlo a una cuenta bancaria.

Si el objetivo era retirarlo el mismo día de la venta, la orden de venta debería haber sido en C.I.

Lo único que hay que considerar a al hora de elegir el plazo de liquidación a la hora de vender un activo es que la liquidación de la operación de venta no puede ser anterior a la liquidación de la operación de compra. 

Siguiendo con el ejemplo, si compramos acciones ABC a $10 con un plazo de 48 horas, y a las dos horas la acción sube a $12 y queremos venderlas, solo podremos colocar una orden de venta con el plazo de liquidación en 48 horas, porque recién en ese momento tendremos las acciones ABC en nuestro poder. 

El plazo de liquidación no nos limita la posibilidad de vender las acciones antes de que se liquiden, pero nos obliga a que la operación de compra esté liquidada antes de la operación de venta. 

Para transferir títulos al exterior

En tiempos de cepo, las alternativas de transferir dinero al exterior se ven limitadas y la transferencia de títulos de una cuenta de inversión local a una extranjera gana popularidad. 

En el caso de que estemos comprando Cedear para enviarlos a una cuenta en el exterior, el plazo de liquidación también puede afectarnos. 

Si estamos comprando los Cedear para transferirlos al exterior, entonces deberemos esperar a que esté liquidada la operación para poder iniciar el proceso de transferencia. 

Es decir, con el plazo de liquidación normal de 48 horas, recién podremos comenzar el proceso de envío dos días hábiles despues, asumiendo el riesgo en el cambio de precio del Cedear.

Si hay urgencia por transferir, y preferís mantener el Cedear por la menor cantidad de tiempo posible, entonces la mejor opción para estas operaciones, si hay volumen y precios aceptables, es contado inmediato. 

Para que el dinero nunca duerma

Por último, otro caso donde toma relevancia el plazo de liquidación es cuando uno va a utilizar el dinero para comprar, por ejemplo acciones, con fondos que ya tenemos asignados a otra inversión. 

El caso más habitual sería cuando tenemos nuestra liquidez en un fondo común de inversión de liquidación inmediata, o T+0. Esto nos permitiría mantener en el FCI generando rendimientos con el dinero hasta el momento antes de la liquidación. 

Por ejemplo, si compramos 10 aciones de ABC a $10 a 48 horas, no necesitamos contar al momento de la ejecución de la orden con los $100 en efectivo en la cuenta, si no que podría estar en un FCI T+0 y retirarlos a último momento.

En conclusión

El plazo de liquidación es una variable a tener en cuenta en algunos casos particulares, pero para el día a día no es un factor la que darle mucha importancia. 

Vamos a resumir los principales puntos de este artículo: 

  • El plazo de liquidación es la diferencia de tiempo entre la ejecución de la operación y la liquidación.
  • El plazo más habitual en el mercado argentino es 48 horas, o T+2, pero también es posible operar 24 horas (T+1) o contado inmediato (CI / T+0)
  • El precio de una operación se fija cuando se ejecuta la orden, independientemente del plazo de liquidación. 
  • Es posible vender activos que aún no fueron liquidados, pero el plazo de liquidación de la venta tiene que ser posterior al de liquidación de la compra.
  • Cada plazo de liquidación cuenta con su propio libro de órdenes, y por lo tanto puede variar el precio. El de mayor liquidez en Argentina es el plazo de 48 horas.
  • Ën el caso de la compra de dólar MEP, urgencia en el retiro de efectivo a la cuenta bancaria, o transferencia de títulos al exterior, el plazo C.I. podría ser más conveniente.

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí gratis en tu correo todas las semanas un pantallazo de los mercados 

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Estás listo para tomar el
control de tus finanzas?