Ichimoku Fibonacci, autor en Ichimoku Fibonacci - Página 2 de 3
Ichimoku Fibonacci

Author Archives: Ichimoku Fibonacci

1

Cómo armar un plan de trading para invertir en la bolsa

¿Te pondrías a construir una casa sin antes haber dibujado un plano? Iniciar una operación en la bolsa sin un plan de trading es casi lo mismo. En el caso del inmueble, podría correr riesgo de derrumbe por haber calculado mal la profundidad de los cimientos, en el caso de la bolsa podría generarte grandes pérdidas y un perjuicio en tu patrimonio. Por eso, una de las máximas que siempre hay que respetar a la hora de operar en la bolsa es: “Plan your trade, trade your plan” (Planificá tu trade, operá tu plan).

¿Qué es un plan de trading?

Un plan de trading es una herramienta fundamental para la toma de decisiones. Está compuesto de tres elementos: Reglas de Entrada, Reglas de Salida, y tamaño de la posición. En un momento volveremos sobre eso. Antes tenemosq que entender que operar sin un plan de trading, invertir en la bolsa es como apostar en un casino. Con el plan de trading estás obligado a hacer la tarea, estudiar la evolución del precio de la acción en la que querés invertir, analizar la situación general del mercado y definir tu plan de acción antes que las emociones entren en juego.

Con un plan de trading, además, sacamos de la ecuación las emociones, o al menos las reducimos a su mínima expresión. Si conocés de antemano cuál va a ser tu punto de entrada, tu objetivo y tu stop loss, y respetás tu plan, entonces la montaña rusa de emociones no debería afectarte tanto. Por supuesto, seguimos siendo humanos y las emociones siempre van a jugar un papel a la hora de determinar nuestras inversiones, el plan de trading nos ayuda a minimizar los riesgos.

Mirá también “Planificar un trade en el graficador“, en nuestro Curso de Bolsa para Prinicpiantes 

Preparando el trade

Si el plan de trading es la preparación antes de iniciar un trade, el plan de trading también requiere de preparación; asignar valores al azar en nuestro plan es tan mala idea como no tener un plan. Ser métodico es clave para tener éxito en el trading, inclusive en la preparación. Según tu estrategia, los pasos previos a armar tu plan de trading serán diferentes. Por ejemplo, aquellos que se guíen por el análisis técnico podrán determinar niveles de soportes y resistencias, identificar la relación del precio respecto de la nube de Ichimoku, o analizar las posiciones de las medias móviles. También es una buena idea repasar las noticias del mercado en general, y las que puedan afectar a la acción en particular.

Definiendo la entrada

Las reglas de entrada en un plan de trading son las condiciones que deben ocurrir para poder iniciar un trade. Estas condiciones pueden incluir un determinado movimiento del precio, figuras o patrones de velas que muestren el gráfico, indicadores, o cualquier otra variable que creas que te pone del lado de las probabilidades. Si bien las reglas de entrada las podemos definir en particular para cada operación, algunas reglas serán generales y estarán más relacionadas con nuestra estrategia de trading que con cada operación particular.

Por ejemplo, ¿cuál es el número mínimo de señales que vas a tener en cuenta antes de iniciar un trade? ¿Cuándo vamos a abrir un trade? ¿Lo haremos ni bien tengamos tres señales de entrada o esperamos al final de la rueda para abrir el trade en la mañana siguiente?¿O cuando se complete la vela? ¿Que marcos temporales vamos a tomar en cuenta a la hora de analizar la evolución del precio de una acción?

Toda esta información la tenemos que volcar en nuestro plan de trading, y a partir de ese análisis vamos a poder determinar el precio de entrada y las condiciones que se tienen que dar a la hora de iniciar un trade.

Mirá también “Condiciones para iniciar una operación“, en nuestro Curso de Bolsa para Prinicpiantes 

Las reglas de salida

Ya definimos las condiciones que van a determinar si iniciamos o no un trade, con esto ya tenemos armada la primer parte de nuestro plan de trading. Sin embargo, todavía te falta la segunda parte, igual de importante: las reglas de salida o, en otras palabras, cuáles van a ser las condiciones que se tienen que dar para que vendamos las acciones que compramos. Al igual que en el caso anterior, tener bien en claro esto nos ahorrará disgustos, minimizará nuestras pérdidas y maximizará las ganancias.

Las reglas de salida en un plan de trading las tenemos que definir asumiendo los dos escenarios posibles: si el trade es ganador (vendemos más alto de lo que compramos) o si el trade es perdedor (vendemos por debajo del precio de compra). Para esto también vamos a recurrir a los mismos elementos que utilizamos para definir las reglas de entrada: movimientos en el precio, la formación de figuras o patrones de vales o el valor de indicadores, entre otras.

Uno de los valores de las reglas de salida será el del stop lossel precio en el cual vamos a cerrar nuestro trade si nuestra idea no funcionó como esperabamos. Este precio va a estar determinado por algunos de los factores que mencionamos en el párrafo anterior, pero también estará vinculado con nuestro capital. Es aconsejable nunca arriesgar más del 3% del total del capital en un solo trade. Entonces, si tenemos un capital de $100.000 deberíamos estar dispuestos a tolerar una pérdida máxima por trade de hasta $3.000. De esta manera, no solo nos evitamos disgustos mayores al dejar correr pérdidas esperando que la tendencia cambie (¡grave error!) y además vamos a estar protegiendo nuestro capital.

Por el otro lado, también tenemos que tener claro cuál es el momento de tomar ganancias. El valor de una activo no seguirá subiendo de forma infinita, indefectiblemente en algún momento comenzará a bajar (lo que se llama una corrección). Para determinar este valor podemos usar distintas herramientas, como por ejemplo vender ante una resistencia, utilizar los llamados trailing stops, o utilizar las extensiones de Fibonacci para determinar objetivos.

Mirá también “Diferencias entre stop loss, take profit, soportes y resistencias“, en nuestro Curso de Bolsa para Prinicpiantes 

Siempre respetá tu plan de trading

Un plan de trading no necesariamente es intocable. Revisarlo una vez que cierra la jornada para evaluar si no es conveniente subir el precio del stop loss (nunca bajarlo!) o ajustar el objetivo del trade es una buena práctica. Por ejemplo, en el caso de que el trade se desarrolle como pensabamos que iba a hacerlo, podríamos pensar en subir el stop loss para proteger parte de las ganancias.

Más allá de estas revisiones, es fundamental que respetes tu plan de trading. No todas las operaciones que inicies, sin importar cuánto la hayas analizado o estudiado, serán exitosas. En algunas tendrás que asumir una pérdida, y es preferible tener las pérdidas bajo control con nuestro plan de trading, que dejarlas acumularse porque nuestras emociones nos juegan una mala pasada. Lo mismo en sentido inverso, si el precio alcanza el objetivo podemos cerrar la posición y esperar una nueva oportunidad de entrada o buscar oportunidades en otros activos y así evitar que la ambición te haga perder lo que ganaste.

El plan de trading es la clave para ser un trader consistente, maximizar las ganancias y minimizar las pérdidas. Nunca subestimes el poder de tus emociones, ni las ventajas de tener un método.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope
1

El análisis técnico y los secretos de Murphy para invertir en la bolsa

Ya sea que te interese la bolsa como algo atractivo que no logras entender, o porque queres empezar a invertir en ella, es importante entender de qué tratan los mercados y cómo se manejan. En 1986, John J. Murphy publicó el libro “Análisis técnico de los mercados financieros” y no tardó en convertirse en uno de los libros de cabecera de todos aquellos que están interesados en el mundo de las inversiones,  que recién empiezan o que simplemente quieran refrescar conocimientos. Es por eso que hoy te presentaremos un pequeño análisis de este libro al que mucho animan a llamar “la biblia del análisis de los mercados”

Desde lo más básico…

Cuando publicó “Análisis técnico de los mercados financieros”, Murphy lo planteó como un libro que explicará desde lo más básico los conceptos relacionados al mundo de los mercados. Hoy en día es considerado como la biblia del análisis técnico y lo tienen en su mesa de luz la mayoría de los aspirantes a ingresar en el mundo de las inversiones, tanto como inversor como broker.

Murphy es, por sobre todas las cosas un excelente escritor y eso es sumamente útil a la hora de escribir sobre temas sobre los que una persona puede tener dificultades para entender, como la Teoría de Dow, medias móviles, osciladores, opinión contraria, etc.

El libro también incluye unos muy útiles gráficos para ayudar a entender las bases del análisis técnico y la construcción de los gráficos, los cuales sirven para entender acerca de ciclos, indicadores bursátiles, manejo de dinero, modelos de precios, etc. ¡Y todo eso sin dejar de lado que el libro tiene en cuenta los mercados futuros!

Las Leyes de John Murphy

A partir de este libro, Murphy plantea una serie de diez reglas básicas para analizar los mercados financieros:

  1. Mapear la tendencia: Es necesario estudiar los charts de muy largo plazo porque hacer el “mapa del mercado” te da mucha visibilidad y una mejor perspectiva del mismo.
  2. Localizar la tendencia: Una vez hecho el mapeo la cuestión es simple, determina la tendencia y seguila. Primero determina en qué plazo vas a operar y usa el chart apropiado. Asegúrate de operar en la dirección de la tendencia, es decir ponete largo si sube y corto si baja.
  3. Encontrar el mínimo y el máximo: Se trata de buscar soportes y resistencias, acordándose que el mejor lugar para comprar es cerca de un soporte.
  4. Descubrir dónde está el punto de rebote: Esto se logra midiendo el porcentaje de las desplazamientos y considerando los retrocesos de Fibonacci.
  5. Trazar la línea: Estas son las más efectivas y simples herramientas de chartismo. Lo único que necesitas es una línea recta y dos puntos en el gráfico.
  6. Seguir esa media: La media te dará señales de compra y venta, si existe una tendencia todavía y también te va a ayudar a confirmar cambios.
  7. Comprender los osciladores: Trazar los osciladores te permitirá identificar los momentos de sobrecompra y sobreventa. Si las medias móviles te ofrecen confirmar de un cambio de tendencia, los osciladores ofrecen señales de atención para adelantarte a los movimientos del mercado.
  8. Detectar las señales de atención: Para esto es muy útil utilizar el MACD (Media Móvil de Convergencia y Divergencia) que combina el sistema de las medias móviles con los elementos de sobrecompra y sobreventa para un oscilador.
  9. Determinar si el mercado está en tendencia o no: Para esto es sumamente útil el ADX porque determina si el mercado está en tendencia o no. Por ejemplo, un ADX que sube, es una sugerencia de presencia de una fuerte tendencia.
  10. Localizar la señales de confirmación: Para esto es importante que incluyas el volumen en contado y el interés abierto en futuros.

¿Quién es John J. Murphy?

John J. Murphy no es una figura desconocida en el mundo de las finanzas. Después de graduarse en los años 60, comenzó una increíble carrera por ascender en Wall Street que inició en la CIT Financial Corporation. En la década del 70 fue contratado por Merrill Lynch, en donde llegó a ser director de técnicas analíticas.

Toda su experiencia profesional le sirvió para, en los años 80, abrir su propia consultoría privada y dedicarse a dar clases en el New York Institute of Finance. Fue durante esta década cuando comenzó a escribir libros dedicados principalmente al análisis técnico, entre ellos “Análisis técnico de los mercados financieros”.

Actualmente Murphy sigue dedicándose al análisis técnico, tanto como ejecutivo en StockCharts, como mediante sus apariciones en programas de televisión especializados en Wall Street.


¿Interesado en seguir aprendiendo análisis técnico? Clickeá acá para conocer nuestro planes de IchiPremium

Fondos Común de Inversión: Todo lo que tenés que saber

Si todavía no te sentís seguro y con confianza para manejar tu propio dinero, un fondo común de inversión (o FCI) pueden ser una buena alternativa. Consiste en delegar las decisiones a entidades financieras que se encargan de recibir dinero de inversores naturales o jurídicos, para invertirlo en distintos instrumentos financieros por las cuáles esperan obtener una ganancia. Dichos instrumentos pueden ser acciones, bonos, letras del gobierno, obligaciones negociables, etc. Los bancos y otras entidades suelen ofrecer distintos fondos comunes de inversión, por lo que es muy importante que preguntes a dónde va ir el dinero que vas invertir.

Los fondos comunes de inversión están disponibles para cualquier mayor de edad. Dependiendo de la entidad financiera puede haber un mínimo más alto o bajo para crear una cuenta para invertir en el FCI. Los montos mínimos pueden ir de los $500 a los $5.000 dependiendo el banco. Si ya tenés cuenta en el banco del fondo común de inversión del cual querés participar el proceso es sumamente sencillo y rápido.

En caso de que estés considerando la posibilidad de invertir tu dinero en uno de estos fondos, te invitamos a echar un vistazo a la información que te damos a continuación para que sepas cómo funcionan.

¿Cómo invertir en un fondo común de inversión?

Para empezar, necesitas definir tu perfil de inversor, este puede ser conservador, moderado o agresivo. Dependerá básicamente del riesgo que estés decidido a correr y con cuánta urgencia podrías llegar a precisar ese dinero. Una vez hayas definido tu perfil, el siguiente paso es encontrar un fondo de inversión que se adapte a búsqueda según el monto de mantenimiento, costos de entrada y salida, veloicdad del rescate (en cuanto tiempo podés vender tu participación en el fondo y recibir efectivo) y la composición de cada uno de los fondos, entre otros factores que tenés que analizar.

La forma de ingresar a un fondo común de inversión es muy sencillo, y en muchas ocasiones vía web, dependiendo del banco o entidad. En muchos casos, podrás invertir en los fondos desde tu homebanking, sin embargo puede ser necesario que tengas que acercarte a una sucursal para firmar algunos formularios. Además, te pedirán información impositiva y querrán saber de dónde proviene el dinero que vas a invertir.

Por lo general, deberás esperar de 24 a 48 horas para recibir un correo del fondo, donde te confirmen tu inscripción y te den a conocer tu número de cuenta. En caso de que no obtengas una respuesta en este tiempo comunícate directamente con la entidad o podés enviar un correo electrónico.

¿Cómo elegir un buen fondo común de inversión?

En este punto, lo primero que necesitas hacer es leer cuidadosamente el reglamento de gestión del fondo e identificar la forma como van a ser invertidos tus activos. También es importante que verifiques el perfil de inversor que buscan, los riesgos que corres al invertir en dicho fondo, los costos de este y los beneficios que te ofrece.

De igual manera, es de vital importancia que busques opiniones de otros inversionistas sobre el fondo, para que tengas una idea más clara de cómo funciona esa entidad. Así mismo, evita quedarte con la primera opción que encuentres, buscá otros fondos y haz comparaciones para saber cuál es el mejor. Para terminar, si tenés la posibilidad asesórate con un experto antes de invertir tu dinero para que resuelvas todas tus dudas al respecto y tomes una decisión acertada.

Si bien los rendimientos pasados no garantizan resultados a futuro, una buena medida es observar cuán bien le ha ido al fondo en los años anteriores. Los rendimientos de los fondos pueden oscilar entre un 20 y más del 100% (no te olvides de restarle la inflación!), según el perfil de cada uno.

¿Qué ventajas te ofrece?

  • Una de las principales ventajas que te ofrece un fondo común de inversiones es que te asegura que tu dinero va estar administrado por profesionales en finanzas que se encargarán de invertirlo de forma inteligente.
  • No vas a tener que preocuparte en revisar a diario o semanalmente tu cartera.
  • Del mismo modo, estos fondos ofrecen una mayor diversificación, lo que significa que el riesgo será menor. Ya que tus ganancias no van a depender de un solo instrumento financiero, sino que va estar invertido en varios.
  • Por otra parte, el proceso de adhesión es bastante fácil y rápido, y más si tenés una cuenta abierta en el banco del fondo. Así que es lo más probable es que tu solicitud de ingreso sea aceptada sin ningún problema.
  • La mayoría de los fondos son controlados y supervisados por la Comisión Nacional de Valores, lo que quiere decir que los gestores del fondo no deberían poder escaparse con tu dinero, y que están supervisados. No obstante, nunca está de más que te tomes tu tiempo para averiguar que la entidad en la que quieres invertir cumpla con este punto.
  • Por último, te da tiempo libre que podés aprovechar para prepararte a manejar tus propias inversiones y obtener rentabilidades más atractivas.

En conclusión, los fondos comunes de inversiones te pueden ofrecer muchos beneficios, solo necesitas investigar un poco y elegir la opción que se adapte perfectamente a tus necesidades. Entonces no te pierdas la oportunidad de pertenecer a uno de estos y aumentar de manera significativa tus ingresos.


¿Interesado en seguir aprendiendo? Clickeá acá para conocer nuestros planes de IchiPremium

Blockchain.. ¿qué? Un glosario de criptomonedas

Para quienes recién comienzan a transitar en el mundo de la blockchain y las criptomonedas muchos términos pueden resultar extraños y difíciles de comprender. ¡No tengas miedo! Leyendo este breve artículo vas a poder enterarte el significado de algunas palabras que más se utilizan cuando hablamos de Bitcoin o del resto de las criptomonedas.

Altcoins / Alternative Coins 

Se llaman así a todas las criptomonedas creadas luego del bitcoin —la primera de todas—  por tratarse de alternativas. En la actualidad existen cientos de criptomonedas y pese a que cada una tiene características particulares, son englobadas bajo esta etiqueta.

Bloque

Los bloques son cada uno de los eslabones que forman parte de la cadena de bloques o blockchain. Cada bloque contiene un conjunto de transacciones, y están vinculados entre si. Cada 10 minutos los mineros generarán y verificarán un bloque y lo agregarán a la cadena de bloques. Cada nuevo bloque reforzará la verificación de los bloque anteriores, imposibilitando la duplicación del gasto de las mismas monedas.

Cadena de Bloques (Blockchain) 

La cadena de bloques —o blockchain, en inglés— es la tecncología detrás del bitcoin. En ella se registran todas las transacciones de Bitcoin. En general, la mayoría de las criptomonedas tienen su propia blockchain donde se registra cada transacción. Cada bloque de transacciones está vinculado con el anterior, de ahí a su nombre “cadena de bloques”.

Los mineros que verifican la legitimidad de los bloques reciben a cambio una recompensa por aportar poder de cómputo a la red. Sitios como

Confirmación (Confirmation)

Una transacción de bitcoin es considerada sin confirmar hasta que haya sido incluida en un bloque de la cadena de bloques. Cuando eso ocurre se considera que tiene una confirmación. Cada bloque adicional que se verifica es una nueva confirmación.

Criptomoneda

Las criptomonedas son un tipo de monedas que utilizan herramientas criptográficas para evitar su centralización y proveer seguridad en las transacciones. Bitcoin es la primer criptomoneda. (Ver también Fiat)

Dirección (Address)

Conjunto de letras y números a dónde podés enviar y recibir bitcoins. Una dirección de bitcoin la podés compartir para que otros te envíen bitcoins. Al igual que el correo electrónico, quien tenga tu dirección podrá enviarte bitcoins, pero a diferencia del e-mail, puedes tener muchas direcciones de bitcoin en el mismo wallet (o billetera).

Doble Gasto (Double Spending)

El problema del doble gasto ocurre cuando un usuario de bitcoin u otra criptomoneda, de forma maliciosa, intenta gastar los mismos bitcoins en dos transacciones simultáneas. Una vez que una transacción es confirmada, es casi imposible incurrir en un doble gasto. Cuántas más confirmaciones tiene una transacción, más difícil es que se puedan duplicar el gasto de bitcoins.

El doble gasto en las criptomonedas, aunque muy raro, es perjudicial para quien recibe esa transacción

Exchanges

Los exchanges son mercados de compra y venta en tiempo real que permiten a sus usuarios obtener bitcoins u otras criptomonedas.

Dinero Fiat

Dinero emitido por un gobierno y cuya vigencia esta impuesta por fuerza de ley (dólares, euros, pesos, etc.)

Halving

Se conoce como halving (dividir a la mitad) a un evento que curre cada aproximadamente cuatro años y si reduce a la mitad la cantidad de bitcoins generados por bloque. El último halving tendrá lugar en 2140, cuando bitcoin alcance la emisión programda de 21 millones de bitcoins.

Minería 

Es el proceso mediante el cuál, utilizando computadoras, se efectúan cálculos matemáticos para la red bitcoin con el objetivo de confirmar transacciones. Los mineros obtienen las comisiones de las transacciones y la recompensa de bloque por cada bloque verifican y es aceptado por la red.

Monedero (o billetera o wallet)

El sistema utilizado para almacenar, recibir y enviar bitcoins. Existen distintos tipos de billeteras, pueden ser online, software que se descarga, físicas e incluso de papel. Las wallets almacenarán tus claves públicas y privadas que te permitirán recibir y enviar bitcoins.

Recompensa de Bloque

Cuando los mineros minan con éxito un bloque reciben una recompensa cómo incentivo para continuar proveyendo seguridad a la red.

La recompensa es el derecho de los mineros a generar una transacción adicional (llamada “coinbase”) de nuevos bitcoins, además de las comisiones de las transacciones del bloque. La recompensa se reduce cada cuatro años, cuando ocurre un halving.

satoshi

Corresponde a la unidad más pequeña de un bitcoin. Hay 100 millones de satoshis en un bitcoin (1 satoshi = 0.00000001)

Satoshi Nakamoto

Seudónimo del autor, o conjunto de autores, que redactó el paper original sobre bitcoin y su tecnología. Nakamoto es considerado el creador y fundador de bitcoin.

Aprende más sobre bitcoin y criptomonedas en nuestro nuevo segmento en el canal de YouTube

Mitos y realidades del análisis técnico

Quienes miran al análisis técnico desde afuera, sin entender demasiado que estamos haciendo, en general, son incrédulos. Nos ven dibujar unas líneas en el gráfico de precios de un activo y piensan que es numerología, tarot o que estamos intentando determinar la alineación de los precios con astros celestiales para predecir si el valor va a subir o bajar. Y es entendible, ¿quién no sintió eso la primera vez que acercó al análisis técnico?

Como si fuera poco, tras una primera impresión que levanta sospechas, la segunda puede ser aún peor. Lamentablemente, en el mundo del análisis técnico abundan estafadores y chantas, y muchos de los advenedizos terminan cayendo en sus garras. Por suerte son fáciles de descubrir: suelen garantizar ganancias extraordinarias y raramente los ves operando a ellos mismos en la bolsa. Miren a su alrededor y los van a encontrar.

Video: ¿Qué es el análisis técnico?

En este contexto, surgieron muchos mitos en torno al análisis técnico florecieron. Estas ideas falsas sobre el análisis técnico han privado a muchos de adentrarse en el uso de las herramientas que nos permiten analizar, observar y prever las tendencias en el valor de un activo. El analista de mercados Jonas Elmerraji enumeró algunos de estos mitos para desterrarlos.

Mitos y realdades del análisis técnico

Mito #1: Los precios del pasado no sirven para predecir los precios del futuro

Uno de las críticas más cáusticas contra el análisis técnico es la idea de que no hay forma que los precios pasados puedan funcionar como una bola de cristal para los precios futuros. Este argumento tiene varias fallas.

Cualquiera que alguna vez haya comprado una acción puede dar fe del impacto psicológico de mirar su posición obteniendo ganancias o acumulando pérdidas. Es la naturaleza humana. Eso es un buen indicador que los precios de entrada tienen, al menos, algún impacto en el comportamiento futuro. Recuerden, nosotros juzgamos nuestra performance comprando el precio actual del activo contra el precio en el que entramos — y esos precios de entrada son precios pasados. Dado que los precios de entrada tienen mucho que ver con las eventuales decisiones de cerrar la posición (o comprar más), es naif pensar que los precios pasados no tienen algún impacto en cómo se operan las acciones en el futuro.

No, no es que los precios del pasado mágicamente nos indican los precios del futuro. Más bien, los precios del pasado son significativos porque son la mejor manera de identificar de donde proviene la oferta y demanda del mercado.

Entonces, dejamos en claro que los precios del pasado impactan en alguna manera en los precios del futuro, pero ¿podemos predecir el futuro solo con un gráfico? Yo seguro que no puedo.

Voy a conceder el punto de que el análisis técnico no hace predicciones. El problema con esta afirmación es que la palabra “predicción” nos remite a una bola de cristal, o algo por estilo. Los indicadores técnicos no son una bola de cristal, y no conozco a un solo trader o analista que crea que lo son.

En la práctica, el análisis técnico es una forma de encontrar configuraciones de alta probabilidad en reacción al mercado. Con configuraciones me refiero a tomar en cuenta las potenciales barreras del precio, como la demanda, la oferta y las mecánicas del mercado. Estos factores son los que le dan al trader señales sobre el movimiento de mercado con mayor probabilidad. Los gráficos no pueden ayudar al trader a predecir el movimiento exacto del precio día a día por los próximos cinco años, pero lo pueden ayudar a generar trades fructíferos con objetivos de precio y niveles de stop loss previamente establecidos.

El análisis técnico puede ayudarnos a identificar niveles importantes en el gráfico de precios de una acción y luego reaccionar cuando algún cambio ocurre.

Como inversor, hay una diferencia entre estar en lo correcto y hacer dinero. Las predicciones son geniales para la gente que le gusta estar en lo correcto, pero las herramientas técnicas son más relevantes para los inversores que les gusta hacer dinero en reacción a importantes movimientos del mercado.

#Mito 2: La Academia dice que el análisis técnico no funciona

En el pasado, la Academia no ha sido amable con el análisis técnico. De acuerdo con modelos económicos y financieros predominantes como la Hipótesis de Eficiencia de los Mercados (HEM) y la Teoría del Paso Aleatorio (TPA), los indicadores técnicos no pueden funcionar.

Lo que la mayoría de los críticos deja afuera es el hecho de que bajo esos modelos el análisis fundamental tampoco funciona.

VideoCómo elegir acciones para invertir e iniciar un trade

Mientras que los modelos académicos tradicionales le han dado fuerza a las críticas contra el análisis técnico, nuevas investigaciones sugieren que la HEM y TPA tienen graves fallas. Investigaciones académicas que van hasta 1996 notaron que en el comportamiento del mercado en el mundo real (es decir la existencia de tendencias y la ocurrencia de caídas financieras) hacen que la TPA sea estadísticamente imposible. A resultados similares han llegado con el caso de la HEM, que esencialmente afirma que toda la información disponible es inmediatamente incorporada en el precio.

En el pasado, uno de los principales problemas con los estudios académicos del análisis técnico era el hecho de que los académicos que llevaban a cabo los estudios no eran particularmente buenos desarrollando sistemas de trading técnicos realistas. Ahora, a medida que el análisis técnico se lo comprende más, las investigaciones comienzan a mostrar rendimientos significativamente positivos para las estrategias técnicas.

Incluso más importante para los inversores minoristas, nuevos trabajos demuestra que aplicar estrategias técnicas muy sencillas para comprar y mantener índices pueden reducir el riesgo de forma dramática y mejorar los retornos netos. No es necesario ser un inversor activo para beneficiarse del análisis técnico.

#Mito 3: Los grandes inversores no utilizan análisis técnico

La idea de que el análisis técnico no es utilizada por fondos de inversión y otros inversores institucionales es común, pero es otra que no se ajusta a los hechos. Si bien es cierto que el ámbito institucional está dominado por fondos que se basan en fundamentals, casi todas las firmas de inversión institucional tienen un grupo de investigación técnica; y todas las instituciones emplean a analistas técnicos en sus operaciones.

Aunque recién ahora han comenzado a surgir fondos y ETFs puramente técnicos, mucho de los inversores y traders más exitosos han alcanzado la fama utilizando únicamente las estrategias del análisis técnico. Richard Dennis y Paul Tudor Jones son solo dos de ellos. Incluso iconos del análisis fundamental como Graham y Dodd mencionan factores técnicos en su explicación de los mercados.

En última instancia, el mérito de cualquier estrategia de inversión debería estar basado en los éxitos de sus mejores representantes, y no en el fracaso de quienes no la terminaron de entender. Está repleto de administradores de fondos institucionales que utilizan los indicadores técnicos como una de sus herramientas para tomar decisiones de inversión. Y, como dato interesante, quienes aplican análisis técnico suelen obtener mejores rendimientos que sus colegas.

De acuerdo con una investigación por David Smith, Christophe Faugère y Ying Wang, de la Universidad de Albany y de la Escuela de Negocios Kedge en Bordeaux, “con respecto a los valores medios y medianos, la ventaja del rendimiento del análisis técnico es leve, pero en términos estadísticos es significativa. El contraste se remarca con los mercados en baja, y cuando el rendimiento es medido en relación a un estándar de comparación”.

Así es como se ve la diferencia en términos de dólares desde 1993 a 2012:

Los fondos de inversión que aplican el análisis técnico tienen un rendimiento superior a los que no lo hacen

Rendimiento en dólares comparando análisis técnico contra otras estrategias.

Sin bola de cristal

Introducirse en el análisis técnico creyendo que uno va a obtener el poder de predecir el precio no solo es un error, sino que te deja expuesto a caer en manos de estafadores que pretenden vender el santo grial. El estudio y la capacitación, en cambio, te va a brindar herramientas para afinar tus análisis, y poder anticipar los cambios de tendencia y movimientos de mercado con mayores probabilidades que quienes rechazan el análisis técnico.

Si quieres aprender más acerca de análisis técnico, revisa nuestros planes para que seas todo un experto.

¿Cómo definir tu perfil de trader?

Saber analizar un gráfico te puede dar mucha información, pero a veces no es suficiente. Te dice que sucedió con el precio de un papel, pero para conocer lo que va a suceder tenés que saber algo que no está en el gráfico. Hay información que no está ni en Google, ni en Twitter, ni en los foros, ni en el chat, está en otra parte. Esto es de las tareas más importantes de un trader.

Encontrar esa información no es fácil, pero una vez que la encontramos vas a poder decir que “dominás los mercados”. ¿Y dónde está esa parte? Mirá en el espejo, allí están las respuestas. Tenés que definir quién sos, o en otras palabras: tu perfil del trader. Si tenés claro este punto podés saltearte este artículo. No lo vas a necesitar.

¿Largo o corto plazo? ¿Cupcake o torta de tres pisos?

Estamos ante la pantalla de la computadora —o ante el teléfono— y nos preguntamos “¿Cuándo tenemos que iniciar el trade? Para saberlo tenemos que contestarnos algunas preguntas.

¿Sos un inversor de largo plazo? ¿Vas a conservar tu papel más de un mes? ¿Sos un inversor de cortísimo plazo?¿Vas a conservar tu trade durante 10 minutos? ¿O sos lo que se llama un swing trader y vas a ir acompañando el papel para identificar los cambios de tendencia y tratar de seguirlos? Estas preguntas definen una parte de tu perfil, la relacionada con lo temporal.

¿Preferís video? Mirá “Tu primera operación la bolsa en 3 pasos: Paso 1” en YouTube.

¿El tamaño importa?

Otro aspecto del inversor es el que tiene que ver con la “torta”. Imaginen que el monto total de su cuenta es una torta. ¿Qué pedazo de esa torta le vamos a signar a nuestro trade? Podemos asignarle el 100% de la torta, podemos dividirla en 4 porciones de 25% cada una, 3 porciones de 33% de cada una. Dependerá si estamos armando un portfolio o estamos armando un trade para entrar y salir. Esto es lo que se llama size position.

Nuestra size position puede definir si nuestra cuenta está en rojo o verde. Diversificar nos permite tener un papel que arroje muchas pérdidas y tener otro que tenga ganancias y se terminen por equilibrar. Esto es consecuencia de haber repartido el riesgo. “Poner todos los huevos en una canasta”, no es un buen consejo para invertir en la bolsa.

Pero diversificar no quiere decir comprar acciones de diferentes empresas. Si compramos papeles de Banco Macro, Santander Río y Banco Hipotecario, no estaríamos diversificando sino concentrando el riesgo en el sector bancario. Por eso, la clave es diversificar los nichos de riesgo.

Leé más: ¿Cómo invierten los inversores?

La aversión al riesgo de un trader

El tercer factor que tenemos que considerar es la aversión al riesgo. Para determinar este punto nos tenemos que preguntar: ¿Qué tolerancia tengo para el dolor? Algunos pueden recibir una inyección sin chistar, otros vemos la jeringa y nos quedamos duros. De la misma manera, en un extremo están los codiciosos que no tienen límites y están dispuestos a todo y en el otro extremo los miedosos, el que entra en pánico cuando ve que su cuenta está “rosada” (no, roja, rosada).

Tenemos que ubicarnos en esta escala. ¿Vamos a tolerar si vemos la comitente un -8% o -10%? Todo dependerá de nosotros. Si tenemos 30 años y tenemos planeado retirar los frutos de la inversión dentro de 10 años, una baja no va a ser un problema.

Nuestra aversión al riesgo a la pérdida, y también a la ganancia, las expresamos mediante dos variables cuantificables: el stop gain y el stop loss. El posicionamiento de estas dos herramienta dependerá de nuestro perfil, de nuestra tolerancia a perder dinero. En definitiva, este aspecto determinará cuándo nos retiraremos del trade tanto si estamos ganando como si estamos perdiendo.

Bolsa para principiantes: Mirá el video “El Stop Loss” en YouTube

La clave es el autoconocimiento

En próximos artículos iremos más a fondo con cada uno de estos puntos. Mientras tanto, ya sabemos que la respuesta a la pregunta que planteamos al comienzo no pasa por el sector al que pertenece la empresa que estamos operando, o si la bolsa esta alcista o bajista, sino por el autoconocimiento.

Es necesario saber cómo operan las emociones en cada uno de nosotros y lo qué estamos dispuestos a realizar.


¿Interesado en seguir aprendiendo cómo invertir en la bolsa con éxito? Clickeá acá para conocer nuestros planes de IchiPremium