enero 2019 - Ichimoku Fibonacci

Archive

Monthly Archives: enero 2019
8

Caución bursátil: Una alternativa al plazo fijo

En la bolsa, la compraventa de acciones es la actividad más habitual. Pero, no es la única. Uno de los instrumentos más interesantes, y no tan conocidos, es la caución bursátil.

La caución bursátil es un préstamo de corto plazo — de 7 a 120 días— y que cuenta con una garantía del Mercado de Valores. Un instrumento que se asemeja al plazo fijo, y es una alternativa para aquellos que buscan inversiones más conservadoras, sin estar sujetos a la volatilidad de las acciones.

A diferencia del plazo fijo, en la caución bursátil no le prestás dinero al banco, si no a otro inversor, al que se lo llama tomador. Una vez que finaliza el plazo elegido podés elegir renovar la caución, o recibir el monto prestado y los intereses correspondientes en la cuenta de tu broker bursátil.

El tomador para recibir ese dinero debe depositar en garantía títulos que son inmovilizados y serán vendidos en caso de que no devuelva el dinero. Esta garantía se la conoce como aforo.

Por ejemplo, si el tomador tiene 100 acciones de Galicia que cotizan a $100 cada una, el valor de sus acciones suma $10.000, y podrá tomar caución por un monto $8.000 (el aforo es del 80%). En el caso de que el valor de las acciones representen menos del 80% del capital tomado prestado, el broker pedirá ampliar la garantía (con acciones de YPF, por ejemplo) o venderá las acciones a valor de mercado y te reembolsarán el dinero, más los intereses correspondientes.

En última instancia, si el valor de la acción se desploma y no alcanza a cubrir el préstamo, el Merval será el garante del préstamo y asumirá el monto total del préstamo.

Cómo colocar cuación bursátil

Para poder acceder a este instrumento vas a necesitar tener una cuenta en un broker de bolsa, el proceso es similar al de una apertura de una cuenta bancaria. Y además de poder operar acciones y otros instrumentos, te va a permitir colocar tu dinero en caución.

Una vez que tenés una cuenta en un broker, vas a poder ingresar, a través de su plataforma, al panel de cauciones que te brindará información sobre las tasas y plazos disponibles.

Panel de cauciones de un broker. En este caso para quienes quieren pedir prestado.

El panel de cauciones se lee de la siguiente manera:

Plazo: Es el plazo en el que se establece la caución. El mínimo es de 7 días y el máximo de 120. Entre esos extremos hay diferentes alternativas para elegir, a diferente tasa.

Vencimiento: Es la fecha en la que vence la caución. O sea, la fecha de hoy más la cantidad de días del plazo.

Monto nominal: El monto disponible para tomar caución.

Monto a liquidar: El monto que se liquidará una vez concluido el plazo. Es decir, el monto nominal más los intereses. (En este caso el panel de caución es para tomadores, por lo que el monto nominal es mayor al monto a liquidar)

Tasa Promedio: Es la tasa anual promedio que se está pagando por colocar caución. A esta tasa deberás descontarle un monto en concepto de impuestos y comisión.

Una vez que decidiste el plazo y el monto a caucionar, simplemente tenés que levantar el teléfono (o comunicarte por WhatsApp) con tu agente en el broker y decirle que querés colocar caución y a qué plazo. En algunos casos (los menos), el broker te va a permitir colocar caución directamente desde la plataforma web.

También podés indicarle al broker a que tasa querés colocar tu dinero, en ese caso el dinero quedará disponible para ser colocado pero solo empezará a contar el plazo una vez que una contraparte convalide la tasa ofrecida.

Ventajas sobre el plazo fijo

La caución bursátil tiene varias similitudes con un plazo fijo: ambos te aseguran una tasa y por una cierta cantidad de tiempo tenés los fondos inmovilizados. Sin embargo, la caución bursátil tiene ciertas ventajas por sobre los plazos fijos y otros instrumentos similares.

La primera es la tasa. La tasa de interés que paga una caución suele ser superior a la del plazo fijo. Además, existe una mayor flexiblidad a la hora de poder elegir el plazo en el que deseas invertir tu dinero. También tenés que tener en cuenta que las cauciones son uno de los instrumentos más operados del mercado, por lo cual siempre habrá liquidez ya sea que quieras tomar o colocar caución.

Comenzá tu formación integral como trader en Ichimoku Fibonacci. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope
1

Por qué operar con un simulador de bolsa no es una buena idea

Si estás dando tus primeros pasos en la bolsa, es probable que te hayas preguntado si conviene empezar probando con un simulador de bolsa. ¿Qué es esto?

También conocidos como cuentas demo o paper trading, un simulador de bolsa es una de las puerta de entrada para quienes recién empeza en el mundo bursátil. Es un servicio ofrecido por algunos brokers y web especializadas que te permiten invertir como si estuvieses operando en la bolsa, pero con dinero virtual y operaciones ficticias.

Para los primerizos, que nunca vieron una plataforma de trading, utilizar un simulador puede ser un buena idea. Te familiariza con los aspectos básicos de cómo colocar órdenes, los distintos tipos de órdenes disponibles (market, limit, stop, etc.), y también te ayudará a generar un método a la hora de colocar las órdenes. Nadie quiere perder dinero porque escribió mal un número o por haber comprado en vez de vendido.

Leé también: Los secretos de Murphy para invertir

El simulador de bolsa también puede ayudarte a testear tus estrategias. Vas a saber en cuántos trades hubieses ganado dinero y en cuántos hubieses perdido. Y nada más.

Es más, practicar durante mucho tiempo con el simulador de bolsa puede ser contraproducente y generarte resultados adversos.

¿Trading sin presión? 

Imaginá que sos un actor y que estuvo ensayando una obra de teatro durante todo un verano. Te sabés la letra al dedillo, y estás confiado que tu actuación será deslumbrante. Estás listo para llevarte el mundo por delante y nada ni nadie te lo va a impedir.

En la primera fila están sentados los críticos, un poco más atrás tu familia junto a otras 150 personas que están esperando que empiece la función. Tras bambalinas espiás la sala. Empezás a transpirar y a sentir la presión de dejar una buena impresión con los críticos y satisfacer a las 150 personas que pagaron una entrada para verte. Ya no estás tan seguro como antes.

Mirá también: Dejemos de ser seres emocionales

Con el trading ocurre algo similar. Cuando utilizás un simulador de bolsa no hay presión alguna. No estás poniendo en juego tus ahorros, tu dinero para retirarte o el futuro de tus hijos. Al igual que al actor, cuando pasás del simulador de bolsa a una cuenta real la percepción cambia.

Toda la seguridad que tenías a la hora de colocar órdenes de compra o venta ficticias se esfumó. Compraste tus acciones de Apple (AAPL) y el precio bajó algunos centavos. Y empiezan a surgir las dudas. ¿Habré compardo en un momento incorrecto? Voy perdiendo $100, ¿llegó la hora de vender?

De repente te das cuenta que te cuesta mantener la disciplina y la seguridad que tenías cuando estabas en el simulador. Mientras $AAPL baja un 1% — y vos ya te agarrás la cabeza — ves que las acciones de Microsoft ($MSFT) empiezan subieron un 5%. «A la mierda con mi estrategia, vendó $AAPL y compro $MSFT», pensás y empezás a transitar el camino del trader poco disciplinado e impulsivo, es decir el trader perdedor.

Operar en un simulador de bolsa no tiene mucho que ver con la realidad.

Un mundo ideal

Podés conocer cómo funcionan decenas de indicadores técnicos, saber leer balances y determinar si una empresa esta subvaluada o sobrevaluada, pero con eso no alcanza. Poder dominar el factor piscológico es quizás el desafío más importante para el trader novato. En un contexto donde tus actos no tienen consecuencias reales y el riesgo no existe, hasta la decisión más díficil se torna sencilla.

Lée también: La psicología del inversor

El factor psciológico no es la única condición que deja afuera el simulador de bolsa. Cuando operamos con dinero virtual las órdenes siempre se completan. No tenemos que tener una contraparte que esté dispuesta a pagar el precio que pedimos o a entregar papeles por el precio que querés comprar. En un simulador de bolsa nunca vas a estar corriendo detrás del precio.

Otro de los aspectos que no existen en el mundo del paper trading son las comisiones ni ningún costo por operar. En el simulador de bolsa no vas a pagar una comisión por cada compra o venta. Esto también contribuye al clima de condiciones ideal, pero irreales de las cuentas virtuales.

La alternativa a la cuenta demo

Operar con una cuenta demo solo te va a dar dos certezas. Primero, que sabés lo básico sobre cómo colocar órdenes y utilizar la plataforma, si es que el broker te provee de una cuenta virutal. La otra es que no podés ganar dinero en una cuenta ficticia, es casi seguro que tampoco lo logres en el mercado real.

La alternativa a una cuenta demo. O mejor dicho, el paso siguiente después de probar durante unos días una cuenta demo, es debutar en el mercado gradualmente. Despacito. Operar un porcentaje del dinero que pensabas asignarle al mercado bursátil e ir adquiriendo confianza, mientras continúas formandote como trader.

La recomendación es habitual es comenzar con un 10% del capital que ibas a invertir y empezar de a poco. Si vas logrando buenos resultados incrementá ese porcentaje del capital gradualmente. Si no, analizá tus errores, asegurate de estar siguiendo un plan de trading, y volvelo a intentar.

Si operaste durante un tiempo con una cuenta simulada y no te está yendo tan bien, ese baldazo de agua fría será positivo. Te ayudará a debilitar tu ego y comprender que en la bolsa no siempre se gana. Será en ese momento cuando vas a empezar a entender porque el exitoso trader Ed Sekyota dijo: «Los elementos del buen trading son: Primero, cortar las perdidas, segundo, cortar las perdidas, y tercero, cortar las perdidas. Si puede seguir estas tres reglas, entonces tendrás una oportunidad.»


 

Comenzá tu formación integral como trader en Ichimoku Fibonacci. Conocé más acerca de los beneficios de pertenecer a IchiPremium haciendo click acá.

3

Cómo armar un plan de trading para invertir en la bolsa

¿Te pondrías a construir una casa sin antes haber dibujado un plano? Iniciar una operación en la bolsa sin un plan de trading es casi lo mismo. En el caso del inmueble, podría correr riesgo de derrumbe por haber calculado mal la profundidad de los cimientos, en el caso de la bolsa podría generarte grandes pérdidas y un perjuicio en tu patrimonio. Por eso, una de las máximas que siempre hay que respetar a la hora de operar en la bolsa es: «Plan your trade, trade your plan» (Planificá tu trade, operá tu plan).

¿Qué es un plan de trading?

Un plan de trading es una herramienta fundamental para la toma de decisiones. Está compuesto de tres elementos: Reglas de Entrada, Reglas de Salida, y tamaño de la posición. En un momento volveremos sobre eso. Antes tenemosq que entender que operar sin un plan de trading, invertir en la bolsa es como apostar en un casino. Con el plan de trading estás obligado a hacer la tarea, estudiar la evolución del precio de la acción en la que querés invertir, analizar la situación general del mercado y definir tu plan de acción antes que las emociones entren en juego.

Con un plan de trading, además, sacamos de la ecuación las emociones, o al menos las reducimos a su mínima expresión. Si conocés de antemano cuál va a ser tu punto de entrada, tu objetivo y tu stop loss, y respetás tu plan, entonces la montaña rusa de emociones no debería afectarte tanto. Por supuesto, seguimos siendo humanos y las emociones siempre van a jugar un papel a la hora de determinar nuestras inversiones, el plan de trading nos ayuda a minimizar los riesgos.

Mirá también «Planificar un trade en el graficador«, en nuestro Curso de Bolsa para Prinicpiantes 

Preparando el trade

Si el plan de trading es la preparación antes de iniciar un trade, el plan de trading también requiere de preparación; asignar valores al azar en nuestro plan es tan mala idea como no tener un plan. Ser métodico es clave para tener éxito en el trading, inclusive en la preparación. Según tu estrategia, los pasos previos a armar tu plan de trading serán diferentes. Por ejemplo, aquellos que se guíen por el análisis técnico podrán determinar niveles de soportes y resistencias, identificar la relación del precio respecto de la nube de Ichimoku, o analizar las posiciones de las medias móviles. También es una buena idea repasar las noticias del mercado en general, y las que puedan afectar a la acción en particular.

Definiendo la entrada

Las reglas de entrada en un plan de trading son las condiciones que deben ocurrir para poder iniciar un trade. Estas condiciones pueden incluir un determinado movimiento del precio, figuras o patrones de velas que muestren el gráfico, indicadores, o cualquier otra variable que creas que te pone del lado de las probabilidades. Si bien las reglas de entrada las podemos definir en particular para cada operación, algunas reglas serán generales y estarán más relacionadas con nuestra estrategia de trading que con cada operación particular.

Por ejemplo, ¿cuál es el número mínimo de señales que vas a tener en cuenta antes de iniciar un trade? ¿Cuándo vamos a abrir un trade? ¿Lo haremos ni bien tengamos tres señales de entrada o esperamos al final de la rueda para abrir el trade en la mañana siguiente?¿O cuando se complete la vela? ¿Que marcos temporales vamos a tomar en cuenta a la hora de analizar la evolución del precio de una acción?

Toda esta información la tenemos que volcar en nuestro plan de trading, y a partir de ese análisis vamos a poder determinar el precio de entrada y las condiciones que se tienen que dar a la hora de iniciar un trade.

Mirá también «Condiciones para iniciar una operación«, en nuestro Curso de Bolsa para Prinicpiantes 

Las reglas de salida

Ya definimos las condiciones que van a determinar si iniciamos o no un trade, con esto ya tenemos armada la primer parte de nuestro plan de trading. Sin embargo, todavía te falta la segunda parte, igual de importante: las reglas de salida o, en otras palabras, cuáles van a ser las condiciones que se tienen que dar para que vendamos las acciones que compramos. Al igual que en el caso anterior, tener bien en claro esto nos ahorrará disgustos, minimizará nuestras pérdidas y maximizará las ganancias.

Las reglas de salida en un plan de trading las tenemos que definir asumiendo los dos escenarios posibles: si el trade es ganador (vendemos más alto de lo que compramos) o si el trade es perdedor (vendemos por debajo del precio de compra). Para esto también vamos a recurrir a los mismos elementos que utilizamos para definir las reglas de entrada: movimientos en el precio, la formación de figuras o patrones de vales o el valor de indicadores, entre otras.

Uno de los valores de las reglas de salida será el del stop lossel precio en el cual vamos a cerrar nuestro trade si nuestra idea no funcionó como esperabamos. Este precio va a estar determinado por algunos de los factores que mencionamos en el párrafo anterior, pero también estará vinculado con nuestro capital. Es aconsejable nunca arriesgar más del 3% del total del capital en un solo trade. Entonces, si tenemos un capital de $100.000 deberíamos estar dispuestos a tolerar una pérdida máxima por trade de hasta $3.000. De esta manera, no solo nos evitamos disgustos mayores al dejar correr pérdidas esperando que la tendencia cambie (¡grave error!) y además vamos a estar protegiendo nuestro capital.

Por el otro lado, también tenemos que tener claro cuál es el momento de tomar ganancias. El valor de una activo no seguirá subiendo de forma infinita, indefectiblemente en algún momento comenzará a bajar (lo que se llama una corrección). Para determinar este valor podemos usar distintas herramientas, como por ejemplo vender ante una resistencia, utilizar los llamados trailing stops, o utilizar las extensiones de Fibonacci para determinar objetivos.

Mirá también «Diferencias entre stop loss, take profit, soportes y resistencias«, en nuestro Curso de Bolsa para Prinicpiantes 

Siempre respetá tu plan de trading

Un plan de trading no necesariamente es intocable. Revisarlo una vez que cierra la jornada para evaluar si no es conveniente subir el precio del stop loss (nunca bajarlo!) o ajustar el objetivo del trade es una buena práctica. Por ejemplo, en el caso de que el trade se desarrolle como pensabamos que iba a hacerlo, podríamos pensar en subir el stop loss para proteger parte de las ganancias.

Más allá de estas revisiones, es fundamental que respetes tu plan de trading. No todas las operaciones que inicies, sin importar cuánto la hayas analizado o estudiado, serán exitosas. En algunas tendrás que asumir una pérdida, y es preferible tener las pérdidas bajo control con nuestro plan de trading, que dejarlas acumularse porque nuestras emociones nos juegan una mala pasada. Lo mismo en sentido inverso, si el precio alcanza el objetivo podemos cerrar la posición y esperar una nueva oportunidad de entrada o buscar oportunidades en otros activos y así evitar que la ambición te haga perder lo que ganaste.

El plan de trading es la clave para ser un trader consistente, maximizar las ganancias y minimizar las pérdidas. Nunca subestimes el poder de tus emociones, ni las ventajas de tener un método.

Te ayudamos a armar
tu plan de trading 

Preparamos dos planillas para que puedas planificar tus trades, evaluarlos, y adquirir la disciplina que necesita todo trader exitoso.

envelope
envelope