junio 2017 - Ichimoku Fibonacci

Archive

Monthly Archives: junio 2017

¿Qué son los soportes en el análisis técnico?

Cuando hablamos de soportes nos estamos refiriendo a nivel de precios que es muy importante para realizar cualquier clase de operaciones en renta variable. Tanto en lo que se refiere a formalizar las compras, como en las ventas, indistintamente. No en vano, es la zona de cotización que está por debajo de los precios actuales de un valor bursátil, y en la que normalmente los inversores esperan que las compras emerjan con fuerza con respecto a las ventas.

Pero no siempre es así, ni mucho menos, y es entonces cuando sus precios se ven envueltos en una espiral bajista que puede llevar a las acciones a unos niveles de precios muchos más bajos que hasta entonces. Por este preciso motivo, los soportes pueden ser objeto de varias estrategias en la inversión por parte de los usuarios bursátiles. Con connotaciones completamente diferentes en cada caso, tal y como se va a comprobar a continuación, pero que dará una serie de pautas muy claras sobre lo que debe hacerse en cada situación.

Rotura de los soportes

La rotura de los soportes sucede cuando las ventas se imponen claramente sobre las compras y se vulnera, con claridad, una zona de precios que hacía de contención hacia posibles bajadas en los precios de la acción. En este escenario, por otro lado muy frecuente, no quedará otro remedio que deshacer las posiciones en bolsa rápidamente y de esta manera evitar depreciaciones en el valor o activo financiero. Siempre podrán comprarse más abajo y por un precio más asequible para todos los ahorradores. En efecto, la implicación bajista de esta rotura es más que relevante y hasta podría buscar nuevos soportes que tendrán en su recorrido. Cuando se produce este movimiento por supuesto que deberá uno abstenerse de realizar compras.

Detención de las bajadas

El otro escenario del que son objeto los soportes se desarrolla cuando sirven como punto de inflexión para continuar con las subidas. Es la zona de precios donde se detiene la depreciación de los títulos, con un efecto totalmente contrario al caso anterior. Es decir, la respuesta de los valores es siempre positiva, con alzas generalizadas durante las próximas sesiones bursátiles. Es muy fácil aprovecharse de estos movimientos porque indicarán la señal para realizar compras en los activos financieros que atraviesan por esta circunstancia.

Hay muy poco margen para equivocarse, ya que se desarrolla con una evidente acumulación de títulos. En este caso, por otra parte, no pueden venderse las acciones, ya que se estaría perdiendo una excelente oportunidad para rentabilizar los ahorros. El movimiento más habitual es una estabilización en sus precios o incluso la búsqueda de la siguiente resistencia para afrontar precios más altos en su cotización.

Si quieres conocer más herramientas de trading, mirá nuestra cartera premium.

Líneas de tendencia, Cuatro claves para identificarlas

Las líneas de tendencia son utilizadas con frecuencia por los analistas técnicos para analizar el estado real de un activo financiero, generalmente los de renta variable.

Suele ocurrir con bastante regularidad que su trazado sea realmente obvio, cuando han transcurrido unas cuantas sesiones bursátiles. Hasta el punto de que puede ocurrir que no sea el mejor de los parámetros para importar una operación en los mercados financieros. Pues bien, para constatar la viabilidad de estos movimientos será de especial importancia conocer el grado de fiabilidad que tienen los mismos.

No todas las situaciones tienen la misma “fuerza” y en cualquier caso requerirán de diferentes tratamientos por parte de los inversores.

Para llevar a cabo las operaciones, será determinante que pueda detectarse la fortaleza de estas directrices. Serán las que marcarán la fiabilidad de la tendencia apuntada por estas líneas de cotización, independientemente de que sea alcista o bajista. No es fácil llegar a estos niveles de anticipación, pero, a través de un análisis muy detallado de sus movimientos, se conseguirá descifrar el grado de su intensidad.

Será una parte del análisis técnico que cobrará especial relevancia para entrar o salir de los mercados bursátiles con mayores garantías de éxito por parte de los inversores. Incluso, proporcionará la información más precisa para ajustar los niveles de entrada o salida en los valores, sectores o índices de cualquier activo financiero de la renta variable.

¿Cómo confirmar las líneas de tendencia?

Primera clave: su mayor relevancia apunta a que, cuando mayor tiempo se mantenga intacta esta línea, más fiabilidad tendrá para que esa directriz (alcista o bajista) esté vigente durante los próximos días o semanas. Si no fuese este el caso, será una clara señal de que nos habremos equivocado al anunciar la fortaleza o debilidad de las líneas de tendencia.

Segunda clave: la generación de mayores correcciones o rebotes por el camino será una de las más nítidas señales sobre la importancia e intensidad de los movimientos. Se convertirá en el punto de partida para iniciar o deshacer posiciones en la inversión. Se reflejará en los gráficos con subidas o bajas menos verticales, con algún que otro zigzag por el camino.

Tercera clave: quizá el más claro de comprender, ya que se basa en un axioma muy claro. Mientras más dure la directriz, en uno u otro sentido, mayor importancia tendrá el movimiento. Puede incluso dejar constancia de que no estamos ante escenario puntual o de poca de duración. Sino todo lo contrario, que muestra una gran consistencia.

Cuarta clave: a medida que el grado de inclinación sea más pronunciado, será la indicación sobre la tendencia o directriz desarrollada. Será la confirmación de que la continuidad de la tendencia general.

Desde luego no será necesario el cumplimiento de todas estas condiciones, pero mientras más se cumplan más seguros estaremos sobre la evolución que va a tomar el activo financiero seleccionado durante las próximas sesiones bursátiles.

Si quieres conocer más herramientas mirá los planes de nuestra cartera premium-

Acciones ¿cuándo comprar o vender?

En bolsa uno de los momentos más delicados, y a la vez importantes, es la apertura o cierre de la posición ó comprar o vender acciones.

En buena parte, de ellos dependerá la rentabilidad de tus operaciones. Si bien existen muchas alternativas para llevar adelante nuestra estrategia de inversión a la práctica, no debemos olvidar que no hay recetas mágicas para conseguir ese anhelado objetivo.

Las circunstancias durante la rueda van cambiando. No siempre estaremos ante las mismas condiciones, sino que, por lo general, los diversos parámetros irán modificándose a lo largo de la sesión.

Ya sea un cambio de tendencia, un aumento de la posición, o la identificación de figuras técnicas, todo ello influirá directamente en el ajuste de nuestra estrategia.

Condiciones para compra o venta de acciones

Una de las dudas que se plantean algunos inversores es si existen algunos métodos que sean muy fiables para compra o venta de acciones en la renta variable. Antes de aclarar esta duda es conveniente poner de manifiesto que desde luego que hay sistemas para entrar y salir de los mercados financieros. Pero bajo condiciones muy estrictas que no todos pueden cumplir. Una vez aclarada esta cuestión y retomando la existencia o no de métodos para realizar estos movimientos, es muy importante resaltar que las condiciones para abrir o cerrar posiciones siempre son distintas. Esto pone de manifiesto la agilidad y flexibilidad de los mercados.

Es cualquier caso, se produce cuando se generan por lo menos tres condiciones que son de casi obligado cumplimiento. Una de ellas es derivada del índice de fuerza relativa, más conocido como RSI, que es el indicador que mide la fuerza del precio. Tras la comparación de los movimientos al alza o a la baja de los precios de cierre.

Otro de ellos es como consecuencia de la aplicación de cruce de determinadas sesiones bolsa. Pueden ser 20 o 200, en función del plazo al que va dirigida la inversión. También cobra especial relevancia el Ichimoku que trata de definir la tendencia general de un valor y que puede utilizar para intradia en operaciones de mayor recorrido. Y por último, el indicador MACD, en el que si el histograma (barras) crece o se encoge puede significar entrar en tendencia o abstenerse, respectivamente.

Si quieres saber más acerca de estas herramientas de trading adquiere nuestra membresía de IchiPremium.

Price action y su volumen

De todas las formas, el price action (precio de la acción) o el volumen de contratación siguen siendo los parámetros más determinantes para tomar una decisión. En el primero de los casos, porque es el que marca la evolución del mercado, aunque sea muy difícil de detectar. El segundo proporcionará las primeras señales para aproximarse o alejarse de los mercados financieros, generalmente a través de incremento significativo en los títulos intercambiados. Son utilizados con cierta frecuencia por los inversores con mayor experiencia en esta clase de inversiones, con mucha más fiabilidad que buena parte de los indicadores que forman parte del análisis técnico.